Buenos Aires. El canciller Héctor Timerman calificó como "es grave, inaceptable e inadmisible" la incursión de tropas militares bolivianas en territorio argentino, en la frontera ubicada en la provincia de Salta. Además, confirmó que se produjeron en los últimos meses "una larga serie de incidentes" en esa zona y admitió que se comunicó con su par del vecino país, David Choquehuanca, para que se tomen medidas en esa zona.

"Es inaceptable que un coronel de Bolivia, como Willy Gareca, ingrese al territorio argentino", consideró Timerman.

"Este es el último incidente de una larga serie en la frontera, que estamos tratando de resolver con el canciller boliviano David Choquehuanca. Es grave, inaceptable e inadmisible", dijo el Canciller.

Agregó que la cancillería está "a la espera de que Bolivia tome la iniciativa", y aclaró que aún no se hizo una protesta formal, para darle tiempo a Bolivia a que "tome medidas".

"Es inaceptable que un coronel de Bolivia, como Willy Gareca, ingrese al territorio argentino", consideró el ministro.

Por otra parte, un grupo de productores de Orán señaló haber recibido presiones de parte de militares bolivianos comandados por el comandante Gareca, jefe de Frontera del Ejército boliviano con asiento en la localidad de Bermejo.

Una empresa forestal de la provincia salteña denunció que unos 50 militares del Ejército boliviano ingresaron ilegalmente en territorio argentino y robaron maquinaria agrícola y otros bienes por un valor superior a los US$50.000.

Sergio Mazzone, gerente de la firma Volcán S.A., reveló que los militares bolivianos "golpearon y quisieron llevarse detenidos a los trabajadores" del emprendimiento forestal El Polvaredal, situado en un lejano paraje de la provincia de Salta, fronteriza con Bolivia.

"Eran al menos 50 los militares, con ropa de fajina del Ejército de Bolivia y al mando de una persona que se identificó como 'el coronel Willy Gareca'", aseguró a Radio 10, antes de detallar que robaron "gran cantidad de maquinaria agrícola y otros bienes".

"Ellos dicen que nosotros estamos en territorio boliviano, pero los mapas y la cartografía dicen que esto es Argentina", apuntó Mazzone.

El ejecutivo dijo que los hechos ocurrieron el 26 de octubre pasado y que la empresa ha radicado una denuncia en un juzgado federal de la ciudad salteña de Orán, además de presentar el caso ante el Gobierno de Salta y la Cancillería argentina.

Julio Chávez, abogado de la empresa, indicó que aún no han recibido respuesta de las autoridades y precisó que la firma ha suspendido las actividades hasta que se aclare el asunto y por consejo de la Justicia.

"Estamos esperando que la Cancillería formalice un reclamo a Bolivia por las gravísimas transgresiones y atropellos perpetrados por una tropa de esa bandera, que no sólo violó nuestro territorio, sino que además causó lesiones a trabajadores argentinos que intentaron impedir un saqueo", subrayó.

La zona de conflicto abarca unas 60 hectáreas, que están ubicadas entre los ríos Tarija y los hitos que fueron colocados por la Comisión Mixta de Límites.