Buenos Aires. El nuevo canciller argentino, Héctor Timerman, quien asumió este martes su cargo, afirmó que resolverá de manera innovadora el conflicto que mantiene su país con Uruguay por la instalación en el lado uruguayo de la frontera, de la pastera UPM (ex Botnia).

“Con los hermanos uruguayos vamos a dar un ejemplo al mundo de lo que es el control ambiental”, prometió.

Timerman admitió que hay “una rispidez” entre los gobiernos de ambos países y se comprometió a “terminar de resolverla, porque ya está prácticamente en resolución, de una manera que sea innovadora”, señaló Clarín.

Añadió que el cierre del conflicto con Uruguay estará “a la altura de las democracias que estamos viviendo”, pero no adelantó detalles.

Polémica sobre ex embajador. Respecto a la asistencia del ex embajador en Venezuela, Eduardo Sadous, en el Parlamento, donde abordará las denuncias sobre presuntos pagos de coimas reclamados a empresarios argentinos para exportar al mercado venezolano, el nuevo ministro afirmó que ello “no es un problema, es un caso muy concreto. (Sadous) fue autorizado a concurrir por Taiana y yo no tengo ningún problema en que concurra, los problemas los tiene Patricia Bullrich y otros diputados; son otros los que quieren hacer de esto un chiquero político”.

Timerman negó que con el gobierno de Hugo Chávez haya un carril paralelo para los negocios. Enfatizó que “no existe una cancillería paralela, no existe una embajada paralela. Me parece que funciona en las mentes de algunos periodistas y nada más”.

Asimismo, en declaraciones transmitidas por C5N, sostuvo que una “cierta oposición petardista quiere hacer figurar que hay una advertencia donde no la hay", dijo La Nación.