La Paz. La administración del presidente Evo Morales observó la última propuesta del acuerdo marco de Estados Unidos porque algunos aspectos del documento aún “no son aceptables”, informó el canciller David Choquehuanca El personero reveló que no están claros temas como el ideológico.

Las negociaciones bilaterales se iniciaron el primer semestre del 2009 y, desde entonces, hubo un intercambio de borradores de propuesta de acuerdo. “Ellos (Washington) nos han hecho llegar un documento final”, pero existen observaciones que harán que el diálogo se extienda, explicó en una entrevista concedida al padre Eduardo Pérez, en el canal Fides Tv.

“Ellos entregaban (documentos) y nosotros respondíamos, después ya ha habido pequeños detalles o palabras, por ejemplo, ellos quieren colocar paz y seguridad, nosotros decimos convivencia pacífica, ese tipo de cosas... Nos han hecho llegar un documento que no es aceptable todavía, tenemos que seguir trabajando”, dijo.

La administración de Morales acusó en reiteradas ocasiones al país del norte de injerencia en asuntos internos y el 2008 expulsó al entonces embajador Philip Goldberg. En reciprocidad, el embajador boliviano Gustavo Guzmán fue expulsado. El gobierno demandó encaminar relaciones bilaterales de respeto mutuo.

Choquehuanca informó de que el gobierno de Barack Obama aceptó el respeto a las leyes nacionales y que la cooperación, en términos de áreas geográficas y organismos ejecutores, se decidirá de Estado a Estado.

“Tenemos un gran avance. Hay unos pequeños temas que este acuerdo marco nos tiene que permitir superar”, explicó y añadió que es necesario que se entienda “las asimetrías que tienen nuestros pueblos, reconocer los diferentes niveles de desarrollo; los diferentes niveles ideológicos que no están muy claros y están en discusión”.

Relación. No se habla de plazos para consolidar el acuerdo marco. Para el ex canciller Armando Loaiza es importante restablecer las relaciones con el país del norte. Explicó que las negociaciones “no tienen final hasta que se suscriba un documento”.

El Gobierno esperaba que hasta fines del año pasado se concluya el diálogo y se firme el nuevo documento que marque el relacionamiento bilateral en temas como cooperación.

Choquehuanca considera que Washington empieza a entender la posición boliviana, porque —recordó— pese a que rehusaron inicialmente incluir el respeto de los derechos humanos en un documento sobre la lucha antidrogas, al final lo hicieron.

Destacó que tiene una buena relación con el subsecretario de Estado para Latinoamérica, Arturo Valenzuela, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton. “Que nos hayamos sentado con ellos para trabajar un nuevo acuerdo marco es una muestra de querer reconstruir nuestras relaciones que están bastante deterioradas”, dijo.

Loaiza considera que Obama tiene menos margen de negociación por la composición política que se consolidó en el Congreso estadounidense.

El vicepresidente Álvaro García afirmó el 25 de noviembre que tomará al menos 100 años confiar en EEUU. “Son 100 años de maltrato y tienen que ser otros 100 años para recuperar la confianza”.