Naciones Unidas. El ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, quiso disipar este jueves la preocupación de su par de Ecuador acerca del destino de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, afirmando que la legislación británica sobre extradiciones tiene "extensas salvaguardias para los derechos humanos".

Desde junio, Assange ha estado albergado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar la extradición a Suecia, donde enfrentaría cargos por violación y agresión sexual.

Los abogados de Assange y el gobierno de Ecuador temen que su traslado a Suecia pudiera conducir a una extradición a Estados Unidos, donde podría enfrentar cargos por la publicación que hizo WikiLeaks de miles de cables de la diplomacia estadounidense, que expusieron las maniobras de manejo de poder de Washington en todo el mundo.

Hague se reunió con Ricardo Patiño, canciller ecuatoriano, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas para discutir el tema.

"Ambos ministros estuvieron de acuerdo en su compromiso con la búsqueda de una solución diplomática para el caso del señor Assange. Están dispuestos a volver a reunirse a este nivel a su debido tiempo para continuar estos intercambios", declaró el portavoz de Hague mediante un comunicado.

Gran Bretaña afirma que está legalmente obligado a extraditar a Assange a Suecia, y que no permitirá que el australiano deje la embajada para viajar al país sudamericano.

Patiño asistió a un evento en Nueva York este miércoles en el que Assange participó por videoconferencia desde Londres.

Assange fustigó al presidente estadounidense Barack Obama por apoyar la libertad de expresión en Oriente Medio y al mismo tiempo "perseguir" a su organización por las filtraciones de cables diplomáticos, el 2010.

Ecuador quiere que Gran Bretaña le entregue a Assange garantías por escrito de que no será extraditado desde Suecia a ningún otro país.

Ecuador y los abogados del hacker afirman que si éste fuera extraditado a Estados Unidos se enfrentaría a condiciones carcelarias "inhumanas" e incluso a la pena de muerte.

"El Secretario de Relaciones Exteriores le dijo al ministro Patiño que Reino Unido está bajo la obligación de extraditar al señor Assange a Suecia. El concepto de 'asilo diplomático', aunque está bien establecido en América Latina, no figura dentro de la legislación de Reino Unido", dijo el portavoz de Hague.

En una entrevista con Reuters realizada el miércoles, Patiño dejó claro que Ecuador no está dispuesto a ceder terreno.

"La pelota está en su lado ahora", dijo el diplomático.

Patiño tenía en sus manos una copia mimeografiada de un acuerdo de 1880 firmado entre Gran Bretaña y Ecuador, que dijo prohibía la extradición en casos como el de Assange y agregó que planeaba mostrarle el documento a Hague.