El canciller chileno Heraldo Muñoz dijo este martes que el país no quedó en una situación de vulnerabilidad tras el atentado con bomba en un centro comercial en una estación del metro de Santiago, que dejó 14 heridos.

"Esto no puede constituir una situación donde digamos que Chile está en una vulnerabilidad que va a permanecer en el tiempo", dijo Muñoz a periodistas.

En lo que es descrito como el peor atentado terrorista desde el retorno a la democracia, un grupo de desconocidos detonó un artefacto explosivo en un basurero próximo a un local de comida rápida ubicado en un centro comercial de la estación del metro Escuela Militar.

La detonación causó 14 heridos de diversas consideración, aunque fuera de riesgo vital.

Ningún grupo se ha atribuido la autoría del ataque, pero las sospechas apuntan a grupos anarquistas que han estado detrás de la detonación de unos 200 artefactos de bajo poder en cuarteles policiales y entidades financieras, aunque sin causar heridos, salvo -en ocasiones- sus propios autores.

El gobierno anunció una rápida investigación de las policías, e informó de un replanteamiento de la Ley Antiterrorista.

El jefe de la diplomacia chilena confirmó que ha recibido mensajes de solidaridad de varios países de la región luego del atentado.

"Cancilleres de Brasil, de Argentina y de Paraguay me han llamado para expresar su solidaridad y su apoyo en estas circunstancias", comentó.

Los gobiernos de Costa Rica, México y Francia también han emitido mensajes de solidaridad.

El atentado ocurrió a unos días de conmemorarse un nuevo aniversario del Golpe Militar del 11 de septiembre de 1973, que significó la llegada al poder del general Augusto Pinochet (1973-1990).

En julio, un atentado con bomba afectó a un carro vacío del tren subterráneo sin dejar lesionados, lo que motivó una querella por atentado terrorista contra los responsables.

El mes pasado, las cancillerías de Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Bélgica y Canadá emitieron advertencias a sus conciudadanos sobre la ocurrencia de atentados explosivos en la capital.