La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, insistió este miércoles en que su frase “donde hay un hombre hay prostitución” no tiene nada de malo y que tampoco "se le fue la lengua" con tal afirmación porque, según ella, lo que busca con la misma es alejar a Cartagena del centro de atención de los medios estadounidenses y recalcar que no fue la 'heroica' la culpable de la situación que vive por estos días el Servicio Secreto de Estados Unidos, luego de que varios de sus agentes hubiesen solicitado servicios de damas de compañía durante su estadía en la pasada Cumbre de las Américas.

“Es que cuando uno ve editoriales de periódicos reconocidos de Estados Unidos haciendo referencia sobre Cartagena, cuando se ven esa cantidad de periodistas en la ciudad buscando filmar el hotel o buscando testimonios, uno empieza a ver que la cosa es más compleja de lo que se cree”, indicó la canciller.

Holguín reconoció que en principio no se le dio tanta importancia al tema porque se creía que iba a ser un problema netamente interno en el Servicio Secreto de Estados Unidos, sin embargo, hoy piensa otra cosa.

Dio a entender, en el diálogo que tuvo con Caracol Radio, que con tanto despliegue mediático, el escándalo “dejó de ser un problema solo del Servicio Secreto y ahora tenemos pararle al tema, porque la prostitución existe en el mundo entero y qué debate le podemos hacer a eso”.

Holguín había lamentado este martes que a Cartagena se le estuviese señalando como si fuese la culpable de los hechos cometidos por los agentes del Servicio Secreto.

El pronunciamiento de la jefa de la diplomacia colombiana se produjo luego que el diario estadounidense Washington Post publicó un artículo en el que describió a Cartagena como una ciudad que nada en prostitutas.

"Me genera mucha tristeza porque se nos ha vuelto como si Cartagena fuera la culpable. Una ciudad que vive del turismo y que para nosotros es tan importante en esa materia se nos ha vuelto la culpable", aseguró enfática. "Culpable es el Servicio Secreto y déjenme decirles de manera cruda, la prostitución existe en todas partes, donde hay un hombre hay prostitución", agregó.

"Entonces no vengamos a decir que eso es Cartagena". La ministra también cuestionó el hecho de que algunos periodistas no hayan asistido a la Cumbre y sí estén haciendo eco de un escándalo que afecta a la ciudad.

El pronunciamiento de la jefa de la diplomacia colombiana se produjo luego que el diario estadounidense Washington Post publicó un artículo en el que describió a Cartagena como una ciudad que nada en prostitutas. El escándalo estalló cuando un grupo indeterminado de agentes del Servicio Secreto contrató prostitutas en Cartagena, en vísperas de la llegada del presidente Barck Obama a la cumbre.

Tras el escándalo, veinticuatro horas antes de que se iniciara la cumbre, el gobierno estadounidense decidió regresar a Washington a 11 agentes y otros oficiales por "mala conducta". El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, durante la visita que realizó el lunes a Colombia, dijo que lo que más le preocupaba de este caso "es el tema de la seguridad y lo que pudo ponerse en peligro a causa de esta clase de comportamiento".