Bogotá. El canciller colombiano, Jaime Bermúdez, negó que el gobierno de Álvaro Uribe tratara de dejar las cosas mal, en materia internacional, al nuevo mandatario Juan Manuel Santos.

Según él, al dar a conocer las pruebas de la ubicación de las FARC en Venezuela, sólo se buscó que se dé una verdadera cooperación en la lucha contra el terrorismo de parte de ese gobierno.

"Nuestra responsabilidad hasta el siete de agosto es adelantar esa política en beneficio de Colombia y dejar los temas claros", dijo en la radio FM.

Bermúdez aseguró que para el actuar gobierno había sido más fácil "simplemente pasar agachados y tener las maletas empacadas desde hace unos días, y listo, para la casa".