La Habana. El canciller cubano Bruno Rodríguez denunció que tanto el disidente cubano fallecido, Orlando Zapata, como Guillermo Fariñas, que se mantiene en huelga de hambre, “son piezas manipuladas en función de objetivos políticos contra Cuba”.

Según Rodríguez, las críticas de la comunidad internacional hacia la isla respecto a al trato de ambos disidentes forman parte de una campaña concentrada contra el país.

Tras la muerte del preso Zapata, que al igual que Fariñas mantenía una huelga de hambre, Cuba ha sido el blanco reciente de una polémica internacional. Sin embargo, según el canciller cubano, "Zapata fue una víctima precisamente de las políticas subversivas de Estados Unidos y de un grupo de países europeos contra Cuba, que manipulan a estas personas".

Asimismo, Rodríguez describió a Fariñas como "una persona que no tiene ninguna restricción a su libertad".

El parlamento europeo aprobó recientemente documento en el que condenaba la "cruel y evitable" muerte del preso, refiriéndose a Zapata.

Según publica el portal Univision, el canciller indicó que "Orlando Zapata cumplía sanción por un delito común previsto y sancionado en la legislación de cualquier país del mundo, y sin embargo, rápidamente, se monta toda una manipulación para presentarlo como un supuesto disidente, un preso de conciencia", indicó el canciller cubano.

"Es desafortunado que esta manipulación y que los que instruyen, los que financian, los que organizan la subversión contra Cuba incurren en una grave responsabilidad moral cuando utilizan a personas, las colocan en posiciones de esta naturaleza", señaló.