Caracas. El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, consideró que la XI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) ha sido de gran importancia porque, a su criterio, hubo propuestas más avanzadas y consolidadas que institucionalizan aún más al organismo.

Durante su intervención en el cónclave que se reunió en el Palacio de Miraflores (sede presidencial de Venezuela), Patiño saludó los avances de los consejos político, económico y de movimientos sociales del Alba, así como los resultados de las sesiones entre los medios de comunicación y partidos políticos de los países de la alianza.

El jefe de la diplomacia ecuatoriana también hizo un especial reconocimiento al presidente venezolano, Hugo Chávez, por su liderazgo frente al bloque e instó a todos los miembros a continuar trabajando “para que el ALBA sea cada vez más indestructible, vaya creciendo y sea efectivamente en beneficio de nuestros pueblos”.

“Ya no nos toca sólo a nosotros como gobiernos sino también a las organizaciones políticas consolidar este espacio”, agregó el canciller, quien además resaltó la trascendencia de las conversaciones sobre el tema de Las Malvinas argentinas, que fueron más allá de las declaraciones de solidaridad.

“Hemos hablado de decisiones políticas de fuerza que son históricamente distintas; yo no recuerdo que nunca a un país del sur se le haya ocurrido plantear sanciones a los imperios”, dijo Patiño, en alusión a la propuesta del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de imponer medidas a Gran Bretaña por negarse a conversar con Argentina sobre Malvinas.

“Siempre somos nosotros los sancionados”, recordó e insistió en que los países del ALBA también tienen que “revolucionar las relaciones internacionales”.

En ese contexto, Patiño reiteró que Quito no estará presente en la Cumbre de las Américas si Cuba no es invitada. “Es insostenible que Cuba no esté allí y por eso Ecuador no estaría dispuesto a asistir. Es un asunto de dignidad regional”, sostuvo.

En lo que se refiere al ámbito comercial y financiero, Patiño insistió en la necesidad de afianzar iniciativas que están en marcha como el Banco del ALBA y el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) “para que este proceso de integración no sea sólo una importante aspiración sino también tenga raíces fuertes”.

Por último, el canciller asomó el tema de la cooperación con Haití -nación devastada por un terremoto en enero de 2010- y estimó que la ayuda de la alianza a ese país es distinta a la de otras organizaciones porque “será de corazón, con humanidad y profundo respeto”.

Haití es uno de los tres países del Caribe que solicitaron este domingo formalmente su adhesión al bloque bolivariano.