La Habana. El canciller español, Miguel Ángel Moratinos, auguró este martes el éxito de su visita a Cuba para intentar dar un espaldarazo a un incipiente diálogo sobre derechos humanos y obtener la excarcelación de algunos presos políticos.

Moratinos se reunió este martes con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el inicio de una visita de 48 horas a Cuba, donde sostendrá también conversaciones con el cardenal Jaime Ortega y posiblemente con el presidente Raúl Castro.

"Estoy convencido que las jornadas de trabajo de visita en Cuba serán positivas, serán exitosas", dijo en el inicio de una reunión en la cancillería cubana.

Aunque Moratinos no lo dijo delante de la prensa, su viaje busca lograr la excarcelación de algunos de los cerca de 150 opositores presos en la isla de Gobierno comunista, un tema que está siendo discutido desde mayo por Raúl Castro y el cardenal Ortega.

De ser así podría ayudar a desactivar la huelga de hambre del disidente Guillermo Fariñas, debilitado y en riesgo de muerte tras 132 días de ayuno para exigir la excarcelación de 25 opositores enfermos.

La muerte de Fariñas expondría a Cuba a una nueva andanada de críticas internacionales, como la sufrida en febrero a raíz del fallecimiento del preso político Orlando Zapata tras 85 días de huelga de hambre para reclamar mejores condiciones de detención.

También complicaría los esfuerzos de Moratinos por convencer a sus socios de la Unión Europea de que el diálogo es la mejor estrategia con Cuba.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos, un grupo ilegal pero tolerado, dijo que alrededor de 40 presos políticos están siendo entrevistados y fotografiados en las cárceles, una señal de que su liberación podría ser inminente.