Lima, Andina. El canciller Rafael Roncagliolo dijo hoy que el acta suscrita entre Chile y Ecuador, sobre la vigencia de los acuerdos de 1952 y 1954, “no tiene ningún efecto” sobre el litigio marítimo de Perú con el país de sur en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Recordó que esos acuerdos suscritos por los tres países “no son tratados de límites ni fueron concebidos como tales”, argumento en el que se basa la demanda marítima interpuesta por Perú en enero de 2008.

Roncagliolo precisó, además, que la frontera marítima entre Perú y Ecuador fue establecida en 2011, mediante un intercambio de notas, que incluye incluso una representación gráfica del límite, y que fue registrado en la sección de tratados de las Naciones Unidas.

Remarcó que ese tratado no hace ninguna referencia a los convenios del 52 y 54.

“Este acuerdo, que contiene los elementos de un verdadero acuerdo de límites, se encuentra registrado en la sección de tratados de la secretaría de las Naciones Unidas. Esto es lo que vale, lo demás puede tener un cierto efecto mediático pero no va a afectar el curso del diferendo en La Haya”, subrayó.

El jefe de la diplomacia peruana añadió que la declaración suscrita entre Chile y Ecuador no es algo nuevo y, además, lo que la Corte de La Haya debe ver son los documentos jurídicos, que es lo vale y no las declaraciones periodísticas.

Asimismo, reiteró que el “Llamado a la concordia” entre Perú y Chile, formulado por los escritores Mario Vargas Llosa y Jorge Edwards, es una iniciativa valiosa y coincide con el compromiso expresado por el presidente Ollanta Humala de acatar el fallo de La Haya.

Recordó que una postura similar asumió Chile, por ello, consideró que este llamado lanza un mensaje tranquilizador a la ciudadanía de ambos países con relación al proceso que está en manos de la justicia internacional.

De otro lado, señaló que las diferencias entre la Pontificia Universidad Católica y la Iglesia Católica es asunto privado y hasta el momento el Vaticano no ha interpuesto ninguna solicitud pidiendo un pronunciamiento de la Cancillería peruana.

“Si el Vaticano interpone una solicitud ante la Cancillería está será debidamente estudiada y elaboraremos una respuesta, después de un análisis”, expresó.

La Santa Sede dispuso la semana pasada que esta universidad peruana no use los títulos de “Pontificia” y “Católica”, por no haber adecuado sus estatutos a la constitución apostólica.