Lima. Los gobiernos de Perú y Chile tienen la voluntad de priorizar concertaciones comunes con miras a fortalecer la relación bilateral, sostuvo hoy el canciller peruano Ricardo Luna, quien ratificó que los presidentes de ambos países se reunirán el 29 de este mes en Santiago.

“La mira es buscar ir concertando voluntades en áreas de concertación de manera gradual, tomando en cuenta la sensibilidad histórica subjetiva de ambos lados”, señaló en RPP.

Según explicó, lo que hay que hacer y se ha hecho es evitar desinteligencias, considerando que en el pasado fueron aireadas por medios no diplomáticos y se sobredimensionaron.

“Si uno está reconstruyendo una base para un relanzamiento cualitativamente mejor, y esa es la voluntad de los dos gobiernos, hay que buscar ponernos de acuerdo sobre cómo se priorizan concertaciones comunes. Sobre eso estamos totalmente de acuerdo”, añadió.

En el área estratégica, remarcó, la idea es crear un gabinete binacional, como el que se tiene con Ecuador, Colombia y Bolivia, en áreas que permitan seguir construyendo el futuro de la relación bilateral.

Y en el área inmediata, añadió, la propuesta pasa por ir articulando vías de cooperación entre el sur del Perú y las zonas fronterizas.

Luna resaltó que la reunión sostenida esta semana en Lima con su par chileno, Heraldo Muñoz, fue la culminación de un proceso de conversaciones iniciadas el 28 de julio, y confirmó que el 29 el presidente Pedro Pablo Kuczynski se reunirá con Michelle Bachelet.

Por otro lado, dijo que sería muy prematuro y aventurado estimar cómo será el actuar del electo mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y si se diferenciará del estilo que demostró en la campaña electoral.

Recordó que las ideas de Trump durante la campaña iban más por un repliegue no de carácter aislacionista sino de recorte de áreas de influencia de Estados Unidos hacia un espacio más manejable, y temas sensibles como el migratorio o la retracción comercial que pueden tener efecto en América Latina, sobre todo en México.

“Mi impresión de Trump es de una personalidad particularmente pragmática desde un punto de vista estridente o mediático”, agregó al referir que tiene un libro donde plantea que prime la transacción y no la ideología, lo que crea un ámbito de incertidumbre expectante y no necesariamente negativo.

Asimismo, comentó que la posición del gobierno peruano sobre la crisis en Venezuela no pasa por un tema de protagonismo, al recordar la invocación para tratar el asunto en el marco de la convención democrática interamericana.

“Hay poderes del estado en Venezuela paralizados, el estado no avanza seriamente, y no hay salidas dialogantes a lo que está en marcha, el riesgo de violencia es enorme, no quiero ser alarmista, pero creo que la situación es bastante preocupante. La posición de Perú la comparten otros países, pero no las van a expresar sino más adelante”, afirmó.

Por último, consideró que los gabinetes binacionales demuestran que pueden funcionar a pesar de las diferencias ideológicas o de matices del modelo económico, y en ellos hay una práctica para identificar nudos de botella y prioridades en los sectores a trabajar.