El canciller nacional Eladio Loizaga fue consultado este jueves sobre qué posición tiene el gobierno paraguayo sobre el proceso de adhesión de Bolivia al bloque, atendiendo a que el mismo fue aprobado durante la suspensión paraguaya en el Mercosur.

El documento fue firmado en la Cumbre de la unión regional en Brasilia, llevada a cabo en diciembre del 2012, en plena suspensión. Por ello, el caso plantea un problema jurídico.

Consultado al respecto, Loizaga indicó que el gobierno paraguayo negociará con su contraparte boliviana “para que se pueda completar la ronda”.

Señaló que luego de la Cumbre del Mercosur, a realizarse en Caracas, Venezuela, el 29 de este mes, habrán avances.

Al ser insistido que el ingreso de Bolivia es un hecho consumado y sin la venia de Paraguay, Loizaga aseveró que el ingreso del vecino país “se tiene que negociar con Paraguay”. “Los bolivianos ya saben”, subrayó.

También el Congreso. Consultado cuándo el Poder Ejecutivo remitirá al Congreso paraguayo el Protocolo de Adhesión del ingreso de Bolivia al bloque regional, el ministro estimó que no cree que tarde mucho.

Agregó: “Nosotros queremos que Bolivia entre al Mercosur, es un socio comercial; queremos construir nuestra integración, sobre todo lo que hace a la hidrovía, la provisión de gas y la conexión al Océano Pacífico”.

Faltan Paraguay y Brasil. Los congresos de Uruguay, Venezuela y Argentina ya ratificaron el Protocolo de Adhesión del país andino, que desde 1996 es asociado del Mercosur, con derecho a voz, pero sin voto. Solo falta la venia de los Parlamentos de Paraguay y Brasil.

El gobierno de Evo Morales ya anunció el año pasado que no dejará su membresía en la Comunidad Andina de Naciones, a pesar de que el Tratado de Asunción dispone que “no podrán ser miembros plenos otros países de esquemas de integración subregional o extrarregional”. Bolivia fue uno de los Estados que apoyó la suspensión paraguaya en Mercosur.