Moscú. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que la expulsión masiva de diplomáticos rusos de países occidentales se debe a la "presión y el chantaje colosales" por parte de Estados Unidos.

"Claro está, cuando nos piden que salgan de algún país uno o dos de nuestros diplomáticos, mientras nos susurran disculpas al oído, sabemos a ciencia cierta que es el resultado de una presión colosal, un chantaje colosal, que ahora lamentablemente es el principal instrumento de Washington en la arena internacional", aseguró Lavrov este martes.

En declaraciones a la prensa en Uzbekistán, donde participa en una conferencia sobre Afganistán, el canciller ruso agregó que las medidas coordinadas adoptadas este lunes por una veintena de países de la Unión Europea, la OTAN y otros occidentales demuestra que quedan pocos "países independientes".

"Teníamos razón al afirmar en reiteradas ocasiones que en el mundo de hoy, en la Europa de hoy, quedan muy pocas naciones independientes", señaló Lavrov.

"Responderemos, no lo duden, nadie quiere aguantar groserías como esas, y nosotros tampoco las soportaremos", manifestó el canciller ruso en Tashkent.

Rusia ha prometido responder de manera "recíproca" a las expulsiones de más de cien diplomáticos rusos ordenadas por más de una veintena de países occidentales en represalia por el envenenamiento del exespía Skripal y su hija.