Bogotá. El nuevo gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que asumirá este sábado, recibió un gesto de parte de Ecuador y Venezuela para recomponer sus difíciles relaciones, con la llegada a Bogotá del presidente ecuatoriano Rafael Correa y el canciller venezolano Nicolás Maduro.

"Cuenten siempre con nuestro total apoyo. Estamos aquí para ratificar esa hermandad inquebrantable de nuestros pueblos", dijo Correa a su arribo este sábado al aeropuerto militar de Catam, en Bogotá, en lo que constituye su primer viaje a Colombia desde que en marzo de 2008 su país rompiera relaciones con Bogotá. "Es una suerte estar aquí", añadió el mandatario.

Sin embargo, Correa sostuvo que la denuncia de que la guerrilla colombiana se refugia en países vecinos con la tolerancia de sus autoridades busca "dañar a gobiernos progresistas que no están en la línea de Estados Unidos", en una declaración que grabó el viernes y fue emitida en Quito este sábado.

"Esto no resiste el menor análisis. Son las tonterías que se repiten una y otra vez en Colombia, Estados Unidos y Europa para hacerle daño a gobiernos progresistas", añadió Correa.Maduro, entre tanto, dijo que el presidente venezolano Hugo Chávez le indicó "de manera expresa traer un mensaje de amor y solidaridad, de futuro y esperanza".

"Queremos extender nuestra mano cariñosa, felicitar al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y decirle que venimos con la mejor disposición de avance, viendo hacia el futuro", añadió 

Ecuador reanudó las relaciones con Colombia en noviembre de 2009, a nivel de encargados de negocios, luego de la ruptura provocada por el bombardeo de las fuerzas militares colombianas a un campamento de la guerrilla FARC en territorio ecuatoriano, muy cerca de la frontera.

En tanto, Venezuela rompió relaciones con Colombia el pasado 22 de julio, luego de que el gobierno saliente de Alvaro Uribe denunció que unos 1.500 guerrilleros colombianos se esconden en ese país, lo que Caracas niega.

El viernes, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el argentino Néstor Kirchner, se reunieron en Caracas con el mandatario venezolano en un esfuerzo por contribuir con la mejora de los vínculos con Colombia.

A su llegada a Bogotá la noche del viernes, Lula y Kirchner se mostraron optimistas sobre el futuro de esas relaciones.