El canciller venezolano Nicolas Maduro informó que su país está evaluando una nota enviada por su símilar de Suecia este martes 26 de abril en la que solicitan explicaciones por la extradición desde Venezuela a Colombia del presunto guerrillero Joaquín Pérez Becerra y quien es sindicado como representante de las FARC en Europa.

Pérez Becerra, ciudadano sueco de origen colombiano, es señalado por la justicia colombiana de concierto para delinquir con fines terroristas, administración de recursos relacionados con fines terroristas y rebelión, y de ser miembro de las FARC.

Respecto a la solicitud de las autoridades suecas, Maduro sostuvo que “en todo caso les tocaría a ellos responder: si esa persona tenía código rojo de Interpol, por qué lo dejaron salir de su país".

El canciller venezolano recalcó que su país tiene "una política exterior impecable en la defensa del derecho internacional" y se preguntó por qué Pérez Becerra no fue detenido "en ninguno de los demás países por donde circuló" antes de llegar a Venezuela, a pesar de estar solicitado por la policía internacional (Interpol), según informa El Espectador, que cita a Efe.

La captura de Joaquín Pérez, alias Alberto Martínez, se produjo el fin de semana del 23 de abril en el aeropuerto internacional de Caracas, a donde llegó procedente de Fráncfort, Alemania, después de una solicitud telefónica del mandatario colombiano a su par venezolano Hugo Chávez, quien se había comprometido a combatir la presencia de la guerrilla en su país.

De acuerdo con fuentes de seguridad, Pérez -con más de 30 años de militancia en las FARC- coordinaba apoyo financiero y político al grupo rebelde en Italia, Alemania, España, Holanda, Suecia, Bélgica y Noruega.

También era el encargado de la difusión de la propaganda de las FARC desde Europa a través de la Agencia Nacional por la Nueva Colombia (ANNCOL), un medio de comunicación del grupo guerrillero en Internet, y manejaba las relaciones con organizaciones como ETA en España.

Fuentes militares dijeron que Pérez, quien residía en Suecia desde 1993, pretendía reunirse con Iván Márquez, uno de los siete líderes más importantes de las FARC, consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

"Es el tipo de las FARC más importante en Europa y hace mucho tiempo que estábamos detrás de él. Es otra demostración de que (Hugo) Chávez está cumpliendo su palabra y se lo agradecemos", precisó el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, quien recientemente dijo que no existe evidencia de campamentos guerrilleros en Venezuela.

* Con información de El Espectador y Reuters.