Georgetown. Los cancilleres de los países miembros de la Unasur resolvieron este jueves un paquete de medidas para sancionar a las naciones de la región que rompan el orden democrático, en una distendida cumbre en la que pasaron al olvido viejas rencillas entre los miembros.

La llamada "cláusula democrática" que acordaron los cancilleres deberá ser ratificada y firmada por los presidentes y jefes de estado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se reunirán el viernes en la capital de Guyana.

"Se establecen la aplicación de sanciones muy fuertes contra cualquier golpe de Estado o intento de golpe de Estado, de alteración de la democracia y constitucionalidad (...) limitación del comercio, cierre de fronteras terrestres, de operaciones aéreas y no comercio con ese país", explicó el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

La decisión es un apoyo claro a la democracia en Ecuador, que sufrió el 30 de septiembre una sublevación de policías en demanda de beneficios económicos, hecho que Quito califica como un intento de golpe de Estado que puso en peligro la democracia en el pequeño miembro de la OPEP.

La Unasur reaccionó rápidamente en apoyo a uno de sus integrantes -además de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Guyana, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela- y se reunió de manera extraordinaria en Buenos Aires bajo la convocatoria del entonces secretario general Néstor Kirchner para celebrar la salida airosa de Correa de la sublevación.

"Tenemos un acuerdo global entre los ministros de relaciones exteriores que se lo vamos a presentar a los presidentes. Ellos resolverán si están totalmente de acuerdo con nuestra redacción", sostuvo Patiño.

Los cancilleres tardaron en conseguir un documento de consenso, por lo que Patiño aclaró que no existen temas pendientes en el documento que se entregará a los mandatarios.

Para la Cumbre se ha confirmado la asistencia de los presidentes de ocho de los doce países miembros del organismo: Argentina, Suriname, Ecuador, Guyana, Colombia, Paraguay, Brasil y Venezuela

Otra tarea que deberán cumplir los mandatarios es la de elegir a un sucesor para Kirchner, que falleció a finales de octubre. Patiño dijo que el tema que no fue tratado por los cancilleres.