Buenos Aires. Un comunicado del ministerio de RR.EE. argentino afirma que los territorios comprendidos por las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y cercanías, son de soberanía argentina y que las explotaciones con carácter económico autorizadas por el gobierno británico son “actos unilaterales ilegales”.

El documento explica que después del enfrentamiento bélico que terminó con la presencia europea por 178 años en la zona, se concluyó que la ocupación tenía un “carácter provisorio sobre cuestiones prácticas relacionadas con el Atlántico Sur”, con el fin de generar las condiciones propicias para la reanudación de las negociaciones de soberanía.

La posición argentina es apoyada por Mercosur, Unasur, Grupo de Río, la Cumbre de América Latina y el Caribe, y la Cumbre Iberoamericana.

Asimismo, se cita la Resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que insta a los países a abstenerse en adoptar decisiones de tipo unilateral, mientras la situación no esté zanjada.

Las actividades calificadas de ilegales serían las de explotación y exploración de recursos naturales renovables y no renovables, y los ejercicios militares.

Estas declaraciones encienden una vez más el debate sobre las actividades lucrativas en el territorio en disputa.

Actualmente, empresas británicas realizan exploraciones de hidrocarburos en islas circundantes a las Malvinas. Es el caso de Desire Petroleum, Rockhopper y Falkland Oil & Gasempresa, que desde febrero de 2009 están presentes en la zona.