Una visita del presidente Evo Morales a Argentina, para mediados de este mes, y en la cual se reuniría con su colega Cristina Fernández fue suspendida por la Cancillería de ese país, informan los periódico La Nación y Perfil.

Ambos medios relacionan el hecho con el conflicto suscitado a partir de la llegada a Bolivia del ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, quien es prófugo de la justicia y está acusado de ser coautor ideológico del atentando contra la Asociación Mutualista Israelita Argentina (AMIA), el 18 de julio de 1994 y que dejó más de 80 muertos.

La polémica con Bolivia creció en las últimas horas por el malestar de la Casa Rosada con Morales, que no hizo nada para detener al ministro iraní buscado por Interpol para ser juzgado en la Argentina por el atentado en el que murieron 85 personas, según La Nación.

Vahidi fue invitado por la ministra de Defensa de Bolivia, María Cecilia Chacón, a participar en los actos de celebración del 59 aniversario del Colegio Militar de Aviación, el miércoles. En el acto estuvieron también el presidente Morales y representantes de Cuba, Venezuela, Irán y Panamá.

Fuentes de la Cancillería argentina y del kirchnerismo confirmaron al periódico La Nación que la visita de Morales prevista para mitad de este mes quedó en suspenso. Según se supo, el Presidente boliviano iba a reunirse con Cristina Kirchner para darle un respaldo electoral y, a la vez, iba a recibir una distinción de la Central de Trabajadores de Argentina de Hugo Yasky y del líder piquetero Luis D'Elía. Pero nada de ello será posible por ahora.

Además, Perfil informa de que Morales también se lo esperaba para la inauguración del Gasoducto de Integración Juana Azurduy (GIJA). Según se informó, el ducto elevaría la capacidad de bombeo a 27,7 millones de metros cúbicos de gas natural al día.

"No hay clima para recibir a Evo (Morales) ahora", sintetizó un destacado funcionario de la Cancillería argentina a La Nación.

Luego de que se supo que Vahid era buscado por la justicia, el gobierno de Bolivia le pidió salir del país; sin embargo, desde Argentina la comunidad judía criticó que no se lo detuviera.

La Cancillería boliviana además envió una carta oficial al ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina, Héctor Timerman, explicando que el Ministerio de Defensa, que cursó la invitación al ministro iraní para que visite el país, "desconocía" los antecedentes de Vahidi.

"Ante este lamentable incidente, a nombre del gobierno de mi país deseo valorar de sobremanera la cooperación que el gobierno argentino, a través de su persona, ha tenido a bien realizar, con el propósito de superar esta lamentable situación, que si bien constituye un grave incidente, debe ser atribuido únicamente al desconocimiento en ciertos niveles de las circunstancias de la invitación cursada, y bajo ningún aspecto es un acto de agravio que pudiera afectar el excelente nivel de las relaciones boliviano - argentinas", señala el documento firmado por el canciller David Choquehuanca.

Argentina aceptó la explicación: sin embargo, el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, aseguró que "la Presidenta está muy molesta con Evo Morales y evalúa exigirle una respuesta pública por haber recibido a Vahidi".

Además, se tiene previsto que Fernández se reúna hoy en Italia con el presidente de Israel, Shimon Peres, en el marco de los festejos por los 150 años de la unificación italiana. Se informó oficialmente que el encuentro fue pedido por Israel.

La reunión de Cristina Kirchner y Peres se hará en el hotel Europa Regina, de Venecia, y según fuentes de la Cancillería, girará en torno al avance de Irán en América Latina. También hablarán de una alianza de Israel con el Mercosur y la necesidad de que la Argentina designe en Tel Aviv a un embajador.