La Cancillería colombiana emitió un comunicado para rechazar las afirmaciones del presidente de Bolivia Evo Morales, en las que sugería que Estados Unidos minimiza el problema del narcotráfico en Colombia porque tienen una base militar en el país y además “están al comando de las Fuerzas Armadas”.

La respuesta del ministerio encabezado por María Ángela Holguín fue explícita: “El gobierno de Colombia no acepta señalamientos sin fundamento ni por parte de Bolivia, ni de ningún otro país”.

En el documento también se lee la intención del Estado de continuar con su política de lucha antidrogas.

Además de expresar rechazo por las declaraciones del presidente de Bolivia, la Cancillería consideró que Evo Morales “menospreció la lucha contra las drogas que el Estado colombiano ha librado de manera soberana durante décadas con innegables frutos”.

Evo Morales había lanzado sus afirmaciones molesto porque Estados Unidos advirtió que Bolivia y Perú estaban desplazado a Colombia del primer lugar de producción cocaína, algo que calificó de falso.

"El tema del narcotráfico por una parte es bien aprovechado por el capitalismo con fines económicos y por otra parte aprovechado políticamente para desgastar a dirigentes o autoridades antiimperialistas y anticapitalistas", criticó el jefe de Estado.

* Con información de El Espectador y La Razón de Bolivia.