Sao Paulo. La candidata oficialista para la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, volvió a defender las relaciones del gobierno brasileño con Irán y dijo que el país sudamericano debe buscar la construcción de un camino de paz con la república islámica.

"Brasil debe tener relaciones con varios países. En el caso de Irán, lo que defendemos es que la mejor estrategia no es la guerra, no es el aislamiento, no es (...) tratar de resolver por el método usado en Irak o Afganistán", dijo la candidata tras reunirse el lunes con cerca de 70 líderes judíos en Sao Paulo.

"Defendemos el diálogo, pero, sobre todo, la construcción de un camino de paz", agregó a la prensa durante una breve declaración.

Rousseff volvió a decir que está en contra de algunas actitudes del gobierno iraní, como la sentencia a muerte por lapidación a una mujer acusada de adulterio, posteriormente suspendida, y la negación del Holocausto realizada por el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

La candidata oficialista usaba una bota ortopédica tras torcerse el tobillo derecho al bajar de una escalera este lunes por la mañana. Tendrá que llevarla durante una semana, pero aseguró que mantendrá todos sus compromisos.

La abanderada del Partido de los Trabajadores (PT) también habló sobre el conflicto palestino-israelí.

"Estamos a favor de que los dos países tengan un Estado y vivan en paz armónicamente. No defendemos, de ningún modo, un conflicto en esa región", aseguró.