Brasilia. La candidata presidencial oficialista de Brasil, Dilma Rousseff, dijo el lunes que estaba a favor de una oferta pública inicial de acciones por parte de la estatal autoridad aeroportuaria.

Su declaración se produce en medio de la creciente preocupación de que los aeropuertos de Brasil no están bien preparados para lidiar con el ajetreado tráfico aéreo del gigante sudamericano, donde además se realizarán los Juegos Olímpicos del 2016 y la Copa del Mundo de fútbol del 2014.

Viajeros se han quejado de las largas filas y malas instalaciones en algunos de los mayores aeropuertos del país."Estoy a favor de abrir el capital de Infraero", dijo Rousseff en una entrevista con TV Globo, en referencia a la autoridad aeroportuaria a manos del Estado.

"Mejoraremos la administración porque habrá capital privado en Infraero", indicó Rousseff, una ex activista de izquierda que ha avanzado en su campaña electoral al comprometerse con inversionistas a mantener la disciplina fiscal en Brasil y la autonomía del banco central.

La semana pasada, la segunda mayor aerolínea de Brasil, Gol, se vio obligada a retrasar cientos de vuelos y a cancelar muchos otros, causando un efecto dominó en aeropuertos de todo el país.

Rousseff, ex jefa de gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que no estaba satisfecha con el ritmo de modernización de los aeropuertos.

A corto plazo Infraero tiene fondos suficientes para remediar sus problemas más urgentes, dijo Rousseff, agregando que consideraría el tema como una de sus mayores prioridades si gana las elecciones presidenciales del 3 de octubre.

En tres de cuatro de los sondeos de opinión más importantes del país, Rousseff tiene ventaja sobre su principal rival, José Serra, del partido centrista PSDB.

No se espera que ni Rousseff ni Serra se alejen de las políticas mayormente a favor de los mercados implementadas por Lula.