México D.F. El candidato de una coalición de izquierda se perfilaba este domingo como virtual ganador de una elección en el estado mexicano de Guerrero, azotado por la violencia del narcotráfico, un revés en las ambiciones electorales del PRI, el mayor partido opositor local.

A la sombra de la violencia de los cárteles de la droga, la mayoría de guerrerenses votó por Ángel Aguirre, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en una señal de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) deberá demostrar una renovación si quiere retomar la presidencia en 2012.

Aunque al cierre de la votación ambos candidatos favoritos salieron a clamar el triunfo, al 58,8% de los votos escrutados, Aguirre se imponía con 56,8% sobre el candidato del PRI, Manuel Añorve, con 41,9%, según cifras del Instituto Electoral del Estado de Guerrero.

El PRI, que gobernó México por 71 años hasta el 2000, figura primero en los sondeos de opinión hacia las elecciones presidenciales.

Por su parte, el postulante del derechista Partido Acción Nacional (PAN), del presidente Felipe Calderón, quien declinó su candidatura en favor de Aguirre obtenía 1,4%.

"Estamos cansados de la corrupción del PRI y el poder que tiene dentro de los sindicatos del país", dijo una mesera, que se negó a revelar su nombre, en el célebre balneario de Acapulco, la principal ciudad del estado.

Aunque la derrota en Guerrero no sería vista como un fracaso, dado que no es considerada una plaza electoral mayor, si quita aliento al intento del PRI por borrar su pasado autocrático de la mente de los mexicanos y aprovechar su desencanto con la gestión del PAN, así como la división al interior de la izquierda.

“Laboratorio electoral”. Con todo, el PRI ganó la mayoría legislativa en las elecciones de 2009 y mantiene una fuerte presencia a nivel estatal, con más de la mitad de los gobiernos bajo su mandato. Asimismo, controla una amplia masa de votantes pertenecientes a sindicatos y grupos de agricultores.

"Este es un primer laboratorio para la elección en el estado de México", dijo el analista político Raymundo Riva Palacio a una radio local, en alusión a los próximos comicios en la populosa jurisdicción que rodea a la capital del país y donde el PRI siempre ha gobernado.

Es probable que una alianza PAN-PRD se repita este año en dichas elecciones, que son consideradas un termómetro para las presidenciales y que podrían alterar el balance del poder en el país.

La elección en Guerrero, uno de los estados más pobres de México, ha sido la primera del año en el país de un total de seis y estuvo precedida por secuestros y crímenes de cercanos colaboradores de los dos principales postulantes.

Solo en ese estado, casi 3.000 personas han muerto en los últimos cuatro años debido a la violencia del narcotráfico, la cual se había mantenido restringida a zonas alejadas o a barrios populares de Acapulco pero que, recientemente, ha llegado cerca de los hoteles, restaurantes y bares de la zona turística.

Más de 34.000 personas han muerto en México desde que el presidente Calderón lanzó a fines de 2006 operativos frontales contra el narco.