Monterrey, México. El candidato izquierdista a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene una ventaja de 18 puntos rumbo a los comicios de julio, según un sondeo publicado el lunes que lo muestra con una creciente ventaja al inicio formal de las campañas electorales.

López Obrador, quien comenzó oficialmente su campaña el domingo, tiene un 38% de apoyo de cara a la votación, de acuerdo con la encuesta de la firma Parametría, vista por Reuters antes de su difusión masiva más tarde el lunes.

En el sondeo anterior, el veterano político de izquierda, que busca por tercera ocasión la presidencia de México, obtuvo el 35% de las intenciones de voto.

Uno de los factores que pareció extender su ventaja fue la dramática expulsión de dos aspirantes independientes de la boleta por no alcanzar el número requerido de firmas. El sondeo anterior no es una comparación exacta ya que incluía a los candidatos ahora descalificados.

La encuesta fue realizada a 800 personas entre el 23 y el 28 de marzo, y tiene un margen de error de 3.5 puntos porcentuales, según la firma.

Ni el candidato que ocupa actualmente el segundo puesto, Ricardo Anaya, ni el tercero, el exsecretario de Hacienda José Antonio Meade, mostraron señales de estar alcanzando a López Obrador, quien fuera exalcalde de la Ciudad de México.

Anaya, de la coalición de izquierda-derecha "Por México al Frente", obtuvo el 20 por ciento de las preferencias, en comparación con el 21 por ciento en la encuesta anterior, mientras que Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), se mantuvo en el 16 por ciento del apoyo.

La candidata independiente Margarita Zavala subió a un 13% de las intenciones de voto desde el 10% anterior.

"López Obrador está rompiendo su techo (...) está creciendo de una manera que no esperábamos", comentó el fundador de Parametría, Francisco Abundis.

La encuesta fue realizada a 800 personas entre el 23 y el 28 de marzo, y tiene un margen de error de 3.5 puntos porcentuales, según la firma.

Los cuatro candidatos iniciaron oficialmente sus campañas hacia finales de la semana pasada, centrando sus discursos en la creciente violencia causada por el crimen organizado y la corrupción que impera en el sistema político mexicano.