Sao Paulo. El candidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro prometió este fin de semana que sacará a Brasil de las Naciones Unidas si resulta vencedor en las elecciones de octubre.

El ex capitán de Ejército, conocido por sus salidas de libreto y declaraciones polémicas, calificó a la institución como un antro "de comunistas”, en conversación con el diario Folha de Sao Paulo.

"Si soy presidente, salgo de la ONU. No sirve para nada esa institución", afirmó el candidato por el Partido Social Liberal (PSL) tras participar en una ceremonia militar en Resende, un municipio del estado de Río de Janeiro.

Las declaraciones las dio tras ser consultado sobre la decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU, que pidió garantías para la candidatura presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción.

"Este actual apoyo a un corrupto condenado y preso es solo un ejemplo más de nuestra posición", completó, en alusión a Lula, quien cumple desde abril pasado una pena de doce años por corrupción y lavado de dinero.

"Me salgo, no sirve para nada, es un lugar de reunión de comunistas y gente que no tiene el menor compromiso con América del Sur”, sostuvo Bolsonaro, quien de acuerdo con las últimas encuestas es favorito por un escaso margen y lidera las intenciones de voto con un 17%, por delante de la ecologista Marina Silva (13%), el laborista Ciro Gomes (8%) y del socialdemócrata Geraldo Alckmin (6%).

Nostálgico de la dictadura. En su cuenta oficial de Twitter, Bolsonaro reforzó su postura y escribió que "hace más o menos dos meses dije en una entrevista que ya habría sacado a Brasil" de la ONU, "no solo por posicionarse contra Israel, sino por siempre estar al lado de todo lo que no sirve".

"Este actual apoyo a un corrupto condenado y preso es solo un ejemplo más de nuestra posición", completó, en alusión a Lula, quien cumple desde abril pasado una pena de doce años por corrupción y lavado de dinero.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, y con un largo historial de declaraciones machistas, homofóbicas y racistas, ha prometido en estos primeros días de campaña electoral "disciplina" y "orden" a través de la militarización de las escuelas o la liberación de armas.

Si bien lidera las encuestas, si Lula finalmente fuera candidato, Bolsonaro perdería por amplio margen ante el político del Partido de los Trabajadores.