Puerto Príncipe. El candidato presidencial respaldado por el gobierno de Haití, Jude Celestin, se retirará de la segunda vuelta, dijo este martes un senador, lo que abre el camino para una solución en la peligrosa disputa electoral de la empobrecida nación caribeña.

La disputa por los impugnados resultados de las caóticas elecciones presidenciales y legislativas del 28 de noviembre había amenazado con hundir a Haití de nuevo en la turbulencia política un año después de un devastador terremoto, y también puso en peligro la entrega de ayuda de los donantes.

"El candidato de nuestro partido INITE, Jude Celestin, se retirará de la carrera presidencial para facilitar una solución a la crisis electoral", dijo a Reuters el Senador Franky Exius, miembro de la colación gobernante INITE.

La ONU y los donantes occidentales han presionado al presidente saliente Rene Preval y a las autoridades electorales para aceptar un reporte de expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) que discute los resultados preliminares de las elecciones de noviembre que habían puesto a Celestin en el balotaje.

Los resultados iniciales dados a conocer el mes pasado dispararon violentas protestas callejeras en Haití, particularmente de seguidores del músico popular Michel Martelly, quien había quedado tercero en el recuento preliminar de votos y fuera del balotaje.

El reporte de la OEA, que citó significativas "irregularidades" en el recuento del Consejo Electoral Provisional de Haití de los votos, recomendó que Martelly quedara en la segunda vuelta en lugar de Celestin.

De esta forma, Martelly se enfrentaría en el balotaje contra la opositora Mirlande Manigat, a quien expertos de la OEA confirmaron como ganadora de la mayoría de los votos en la primera ronda de noviembre aunque no sumó suficientes sufragios como para alcanzar la presidencia de forma directa.

El consejo electoral está considerando el reporte de la OEA y se espera que brinde los resultados definitivos de las elecciones a fines de enero.

"Dadas las circunstancias, creemos que esta es la mejor decisión a tomar", dijo Exius sobre el retiro previsto de Celestin, y agregó que la medida se definió tras reuniones dentro del INITE y con Preval.

Estados Unidos, un gran contribuyente para la reconstrucción de Haití tras el terremoto, había advertido que este apoyo podría correr riesgo si las recomendaciones de la OEA no eran escuchadas.

Washington también revocó las visas de entrada a Estados Unidos de varios haitianos vinculados a INITE y la campaña de Celestin.