Sao Paulo. El gobernador del estado de Sao Paulo, José Serra, probable candidato de la oposición para las elecciones presidenciales de Brasil en octubre, amplió su ventaja sobre su rival oficialista tras aumentar su popularidad entre votantes mujeres y de escasos recursos, dijo el sábado un sondeo de Datafolha.

El apoyo para Serra, que dijo que anunciaría formalmente su candidatura a comienzos de abril, subió a 36% en una consulta realizada el 25 y 26 de marzo, desde el 32% del mes anterior, señaló la encuestadora Datafolha.

Dilma Rousseff, la candidata del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y jefa de Gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, vio su apoyo caer ligeramente a 27%, desde 28%. Rousseff y Lula han aparecido juntos en una serie de eventos que incrementaron la exposición de la candidata oficialista en los medios.

Datafolha consultó a 4.158 votantes en Brasil y dijo que su encuesta tenía un margen de error de 2 puntos porcentuales. El sondeo mostró que el arrastre de Serra subía entre los votantes pobres y mujeres, dos segmentos considerados como fortalezas para Rousseff.

Las últimas cifras podrían marcar también un repunte para Serra, cuya renuencia a anunciar su candidatura a comienzos de este año probablemente afectó su postura ante los electores.

"Tanto la recuperación en el apoyo a Serra y en la estabilidad de Dilma todavía tendrán que ser confirmadas por nuevos estudios", dijo Mauro Paulino, gerente general de Datafolha, en una columna del diario Folha de S. Paulo divulgada el sábado. La decisión de Serra de hablar sobre el anuncio de su candidatura en una entrevista de televisión la semana pasada "ayudó a revertir su declive", agregó.

Serra también acrecentó su ventaja en los tres estados del sur de Brasil, hogar de 14% de los votantes, a 48% desde 38%, señaló Datafolha. En la región del sureste, la más poblada del país, el apoyo para Serra subió en 2 puntos a 40%, mientras que Rousseff se mantuvo estable en 24%.

Los brasileños elegirán a un nuevo presidente, legisladores y gobernadores estatales el 3 de octubre. En una segunda vuelta, Serra lograría 48% de los votos, frente al 39% para Rousseff, según el sondeo de Datafolha.