Curitiba. El candidato opositor a la presidencia de Brasil, José Serra, comenzó oficialmente su campaña electoral este martes con promesas en el área de la salud y llamando a la abanderada oficialista, Dilma Rousseff, a un debate.

"Parece que la candidata Dilma no sabe por qué quiere ser presidenta", dijo Serra a la prensa tras caminar por el centro de Curitiba, la capital del estado de Paraná.

Serra, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), lamentó que Rousseff no participara en los debates de la fase previa a la campaña, que terminó este lunes, y agregó que los electores tienen el derecho a comparar las diferentes propuestas.

Haciendo uso de su experiencia como ministro de Salud en el gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, propuso la construcción de 150 consultorios ambulatorios y laboratorios para la realización de exámenes y consultas en diversas especialidades y dijo que pondrá en práctica un programa de atención a mujeres embarazadas.

Las propuestas se asemejan a iniciativas que impulsó como gobernador de Sao Paulo y otras de Curitiba, impulsadas por el ex alcalde Beto Richa, del PSDB, que ahora será candidato a gobernador de Paraná.

Serra goza de 50% de la intención de votos en la región sur de Brasil, mientras que Rousseff, que comenzó el martes su campaña presidencial en Porto Alegre, en el estado de Rio Grande do Sul, cuenta con 32% de las preferencias en la zona.