Ciudad de Guatemala. El ex presidente del Banco Central de Guatemala y candidato opositor a la vicepresidencia del país fue acusado el miércoles de pertenecer a una red de lavado de dinero, en el primer escándalo de corrupción de este tipo que sacude a su partido, que lidera la carrera hacia las elecciones presidenciales.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), ente adscrito a Naciones Unidas, denunció a Edgar Barquín, del partido Líder, de asociación ilícita y tráfico de influencias, por lo que solicitará un antejuicio para retirarle la inmunidad.

Según los investigadores, Barquín y otros dos influyentes diputados son parte de una red liderada por el empresario Francisco Morales Guerra, alias "Chico Dólar", que habría enviado millones de dólares a países como China, Estados Unidos, Colombia o España mediante empresas fantasma.

Barquín, presidente del Banco Central entre el 2010 y el 2014, "consiguió asesoramiento para Morales Guerra y dispuso de personal de la institución para ayudarlo. Además ordenó que no lo investigará", dijo el comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, en una rueda de prensa.

Las autoridades, que tienen grabaciones como pruebas contra los acusados, detuvieron a Morales Guerra y otras diez personas presuntamente implicadas en el caso.

La acusación podría dañar la candidatura del empresario conservador Manuel Baldizón, quien se había beneficiado por los escándalos que salpicaron al círculo de confianza del presidente Otto Pérez Molina y que llevaron al arresto de varios altos funcionarios, incluido el actual jefe del Banco Central.

"Soy víctima de este ataque político y nunca he participado en política. Demostraré que no he cometido ningún delito y seguiré en la campaña con la frente en alto", dijo Edgar Barquín en una conferencia para defender su inocencia.

La opositora izquierdista Sandra Torres, segunda en los sondeos, también podría verse implicada en el escándalo, luego de que los investigadores dijeran que al menos dos millones de dólares financiaron ilegalmente al extinto partido Gran Alianza Nacional (Gana), del que ella fue candidata en el 2011.

Un portavoz de su campaña dijo que Torres no habría estado al tanto de los ilícitos y que apoyará a la justicia.

Mientras, el Congreso debe decidir sobre la inmunidad de Pérez Molina, luego de que una comisión legislativa recomendó este mes retirarle el fuero para investigarlo por los casos que forzaron la dimisión su vicepresidenta Roxana Baldetti, varios ministros y otros cercanos colaboradores.

Las nuevas revelaciones podrían tensar aún más los ánimos en las calles, donde los guatemaltecos han protagonizado una inédita serie de protestas para exigir la renuncia del mandatario, cuyo partido se hundió en los sondeos.

Sin embargo, el general retirado, cuyo nombre no ha aparecido en las pesquisas, ha reiterado que finalizará su mandato en enero del 2016. La ley le prohíbe presentarse a un segundo período.