excelsior.com.mx. El candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, aseguró que en esta elección no habrá derrotados, porque todo México va a ganar con el proyecto que encabeza.

Al ofrecer un discurso de más de 25 minutos en su cierre de campaña en la Ciudad de México, frente a un Estadio Azteca lleno, el abanderado del PRI-PVEM sostuvo que, a lo largo de su campaña, en la que recorrió las 32 entidades de la República, pudo recoger un anhelo de cambio y renovación para el país en todos con quienes se reunió.

Dejó claro que en el proceso electoral en curso hay una opción que representa la inseguridad y violencia; otra que exhibe un populismo autoritario, que no respeta a las instituciones, y la que él encabeza: Un proyecto incluyente, comprometido, democrático, responsable y con rumbo.

En medio de la euforia de sus simpatizantes, quienes no dejaban de corear un “sí se puede”, Peña Nieto advirtió que los mexicanos no quieren dar un salto al vacío y por ese motivo propuso un cambio con rumbo de paz y de crecimiento para México.

“Quien aspira a ser presidente tiene la obligación de escuchar y gobernar con todos y para todos”, dijo.

En tono conciliador, planteó también a la nación ejercer una Presidencia plenamente democrática porque, subrayó, “aspiro a ser un presidente que gobierne respetando a todos”, gobernando con unidad democrática. “Vamos a gobernar para acabar con el miedo”, recalcó.

Tras hacer un breve recuento de las propuestas más destacadas que planteó durante casi tres meses de campaña, el aspirante a la Presidencia destacó que en todo momento ofreció una campaña de ideas, de propuestas y compromisos, “una campaña propositiva, que respeta las instituciones y promueve la unidad”.

Después de poner el acento entre sus seguidores de que “su voto va a cambiar a México”, expresó que “juntos vamos a dejar atrás las prácticas de la vieja política”, comprometidos con la libertad, democracia y la transparencia.

“El voto de ustedes es por la paz y la libertad, por un México incluyente y sin pobreza, por el cambio con rumbo”, enfatizó una y otra vez, frente a sus decenas de miles de simpatizantes.

Al finalizar sus palabras, pidió a todos los mexicanos su voto de confianza, que le permita “servirle a todo México y cumplirle a todos los mexicanos”.

Porque “estamos seguros −subrayó− de que en siete días vamos a ganar de manera contundente e inobjetable la Presidencia de la República”.