Asunción, EFE. El candidato presidencial izquierdista, Mario Ferreiro, tercero en las encuestas pidió este martes que los paraguayos castiguen con el voto en las elecciones del domingo a los "golpistas" que "quitaron" del gobierno al ex presidente, Fernando Lugo.

Ferreiro, candidato de la alianza Avanza País, demandó en la simbólica Plaza de la Democracia el "fin del imperio del engaño de los dos grandes partidos", en referencia a sus principales competidores, colorados y liberales, en un acto rodeado de varios miles de seguidores para celebrar su cierre de campaña a cinco días de los comicios generales.

En un ambiente festivo, familiar y juvenil, el ex presentador de televisión animó a los paraguayos a que le ayuden a "barrer con la vieja política de los que les sobra el dinero pero les falta moral".

Su discurso estuvo precedido de música folclórica, de protesta y rock, además de una representación teatral de jóvenes disfrazados de ratas que se hacen llamar "dipuchorros" y "senarratas" que fueron barridos con escobas del escenario cuando aplastaban a un hombre con una bandera de Paraguay.

"Por nuestros heroicos de Curuguaty, nuestros dos millones de excluidos y nuestros exiliados económicos mandemos al basurero de la historia a esos políticos", exclamó Ferreiro señalando hacia el Congreso, cercano de la céntrica plaza capitalina.

Entre banderas blancas y con el mensaje "vota a la lista 3" el candidato que se declara socialista llamó a la "revolución democrática" y azuzó a los "ciudadanos sin partido a "quitar los privilegios" a los actuales diputados y senadores que "sacaron a un presidente legítimo".

Uno de los asistentes al mitin de Avanza País, Nimio Villalba, de 80 años dijo a Efe que el gobierno actual está "destruyendo la poca clase media que existe" en el país.

Sunilda Sanabria, de 18 años, vestida de blanco y con una bandera en la mano dijo a Efe que votará por Ferreiro porque es nuevo en política y "nunca robó un guaraní".

Unos 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas el 21 de abril para elegir al sucesor del presidente liberal Federico Franco que sustituyo a Lugo tras el juicio político del pasado 22 de junio.