A menos de cuatro meses de las elecciones en Estados Unidos, la campaña del republicano Mitt Romney está aumentando su personal e invirtiendo más dinero, mientras que grupos externos destinan millones de dólares en anuncios televisivos para contrarrestar los mensajes del presidente demócrata Barack Obama.

El gasto de Obama dejó pequeño al de Romney en junio, con dos tercios del monto destinado a la publicidad, pero archivos federales divulgados el viernes muestran que el candidato republicano está invirtiendo más en la infraestructura de su campaña, algo que Obama hizo hace meses, mientras la carrera presidencial se estanca en un empate.

La campaña de Obama distribuyó US$58,1 millones en junio, casi el doble de lo que recaudó, mostraron archivos el viernes.

Obama, que no enfrenta competencia dentro de su propio partido, comenzó temprano con la compra de anuncios publicitarios, enmarcando negativamente a su contendor republicano.

La campaña de Romney gastó US$27,5 millones en junio, casi el doble de los US$15,6 millones que invirtió en mayo y de los US$12,6 millones gastados en abril, cuando Romney surgió por primera vez como el supuesto nominado presidencial republicano.

Romney gasto menos de la mitad de su monto de campaña de junio en publicidad, mostraron análisis de documentos por parte de Reuters.

El aumento en el presupuesto interno era esperado, a medida que la campaña se enciende, pero generó preocupaciones de un despilfarro en gastos que no están dirigidos directamente a votantes probables o potenciales, algo que los republicanos reiteradamente han señalado sobre las tendencias de consumo de fondos de Obama este año.

Ahora, la balanza parece estar inclinándose en momentos en que Romney sumó 125 nuevos miembros de su personal en junio para un total de 272 e invirtió US$491.088 más en sus salarios para un total de US$1,3 millones.

El candidato también invirtió casi US$440.000 en artículos, muebles, equipamiento de oficina, así como en aumento y equipamiento de infraestructura y US$9,7 millones en varios servicios de consultoría.

La campaña de Obama sumó 76 nuevos miembros a su personal en junio para un total de 779, pagándoles US$2,8 millones.

Limitaciones en la ley. Un obstáculo para Romney es un artículo de la ley de campaña estadounidense que prohíbe que algunos fondos sean gastados hasta que oficialmente sea nominado en la Convención Republicana en agosto.

Las campañas pueden aceptar hasta US$5.000 de un donante, pero sólo la mitad de ese monto puede ser gastado antes de la convención.

La campaña de Romney reportó tener cerca de US$850.000 disponibles sólo para ser usados después de la convención. También cuenta con un fondo conjunto con el Comité Nacional Republicano que supuestamente cuenta con millones de dólares para las elecciones generales.

Los aliados de Romney refieren que la ley lo ha puesto en desventaja debido a que Obama se presentó a la reelección sin oposición, mientras que Romney gastó millones de dólares en una amarga lucha contra sus rivales republicanos.

Obama cuenta con US$7,8 millones para la elección general.