Ciudad de México. Los candidatos a la presidencia de México se reunieron en la 81 Convención Bancaria de la Asociación de Bancos de México y explicaron ante banqueros, empresarios y periodistas algunos puntos de sus propuestas económicas.

A continuación se presentan los planteamientos de los tres aspirantes presidenciales con mayor opción de obtener el mando de gobierno.

José Antonio Meade

El aspirante presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, ofreció una parte de sus propuestas económicas, pero principalmente se refirió  a la urgencia de terminar de articular el Sistema Nacional Anticorrupción, manifestando su condena al retraso en los nombramientos que están dinamitando el esquema por intereses políticos.

"Hubo un acuerdo constitucional alrededor del Sistema Nacional Anticorrupción, es una vergüenza que nosotros hayamos dejado que por razones políticas todo se dinamitara”, señaló.

En este sentido, agregó que no se debe esperar a que termine la contienda para aprobar los nombramientos que están pendientes, entre ellos el de Fiscal General.

Al referirse a la recién aprobada Ley Fintech para facilitar y hacer más accesibles los productos y servicios financieros como pagos electrónicos, financiamiento colectivo y activos virtuales, Meade adelantó que el reto será que en el próximo proceso electoral todos los candidatos presidenciales cuenten con al menos una cuenta de cheques para evitar ocultamiento de bienes.

"México, ciertamente en el ánimo de tener un mejor Estado de Derecho, debiera pugnar por dar acceso a todos al sistema financiero y por proponer que se use y, más bien, que no se deje de usar para evitar no dejar rastro de cómo uno vive”, puntualizó.

Ricardo Anaya

El candidato a la Presidencia por la coalición Por México al Frente, dijo que no hay que dar por sentada la estabilidad económica del país, pues es uno de los fundamentales que costó mucho construir.

Se pronunció a favor de un futuro modelo económico que se centre en el aprovechamiento de las tecnologías para impulsar el desarrollo.

Aseguró que el camino al cambio en el país es pasar de la economía de manufactura a la economía del conocimiento, mentefactura.

Precisó que se requiere un cambio institucional para combatir la corrupción, el combate a la pobreza, impulsar la competitividad, reformar el Poder Judicial, replantear el papel del país en el mundo y respetar el Estado de Derecho.

Reiteró que México necesita un cambio de gobierno, pero dijo que éste no debe ser de corte populista, sino uno con una visión inteligente y de futuro.

Andrés Manuel López Obrador

El líder izquierdista anunció que de convertirse en el próximo presidente de México, respetará la autonomía del Banco de México y no llevará a cabo “ni nacionalizaciones, ni expropiaciones o confiscaciones” durante su gobierno.

Además, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, se comprometió a dar tranquilidad y garantías a la banca en el país.

En paralelo, les propuso crear infraestructura en alrededor de 1.500 municipios de México donde no hay “ni cajeros bancarios ni internet”.

Dijo que la citada infraestructura es necesaria para agilizar la economía de pueblos enteros, así como para hacer llegar los recursos económicos que recibirán las personas de la tercera edad y con capacidades diferentes, dentro de los programas sociales que implementará su gobierno, en caso de triunfar.

Al ser cuestionado sobre uno de los temas más polémicos para el candidato, la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), dijo que no debe haber nerviosismo porque no va a infringir la ley, pero, que, dado que la construcción del aeropuerto es técnicamente inviable, habrá la disposición de hablar con los inversionistas y con el actual presidente Enrique Peña Nieto para llegar a un buen acuerdo.

Sobre las licitaciones que se han dado a partir de la Reforma Energética, dijo que son buenas, pero que las revisará.