Atenas. El partido oficialista de Grecia lideraba los conteos parciales en la mayoría de las regiones en el marco de las elecciones celebradas el domingo, tras lo cual el primer ministro se mostró satisfecho con el resultado y descartó convocar a elecciones anticipadas.

"Hacer cambios no es fácil. El pueblo griego nos trajo al poder hace un año y hoy confirmó que quiere este cambio. Seguiremos con nuestra tarea mañana", dijo el primer ministro George Papandreou en un discurso a la nación.

El socialista Papandreou había amenazado con disolver el Parlamento, casi un año después de llegar al poder, si en las elecciones no lograba el respaldo para llevar adelante los recortes de gastos y reformas acordados en mayo con el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea para salvar a Grecia de la bancarrota.

En su discurso, el primer ministro ratificó el compromiso de su Gobierno para poner en orden las finanzas del país.

En la región de Atenas, el candidato del partido gobernante PASOK lideraba los sondeos a boca de urna, según dijo el canal de televisión Mega TV tras el cierre de los centros de votación.

Con casi 3 millones de votantes, cifra equivalente a casi un tercio del electorado, el resultado en la región del Atica es clave en la decisión de Papandreou de llamar o no a elecciones generales anticipadas.

Los socialistas llegaron al poder con planes para mejorar el gasto social, pero a poco de asumir debieron implementar un duro plan de ajuste para evitar que el país cayera en bancarrota tras conocerse que el déficit fiscal era mucho mayor al informado por el Gobierno anterior.

El temor a elecciones anticipadas provocó en la semana un alza de los diferenciales de la deuda del Gobierno griego.