Ecuador. La semana que se inicia en Ecuador marca la recta final de las campañas electorales rumbo a la segunda vuelta. Prevista para el próximo 2 de abril, en ella se elegirá al sucesor del actual presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien dejará el poder en mayo tras 10 años de gobierno.

Los candidatos, el oficialista Lenín Moreno y el opositor, el ex banquero, Guillermo Lasso, tienen hasta el 30 de marzo para cerrar sus actividades de campaña.

Ambos candidatos han desarrollado una campaña intensa en los últimos días con miras a convencer a un 15% de votantes indecisos, según señalan las encuestas.

Tanto Lasso como Moreno han dicho ser víctimas de una campaña sucia por parte de determinados sectores políticos y, hasta ahora, no han debatido ante el país.

La víspera, ambos tenían previsto participar en un diálogo presidencial organizado por la Red de Maestros, pero el encuentro se canceló debido a que el candidato opositor no aceptó los requisitos impuestos por los promotores del debate.

La organización, a la que la oposición vincula con el oficialismo, había propuesto como requisitos declarar bajo juramento que no han participado de forma directa o indirecta en actos de corrupción.

Además, la Red de Maestros solicitó que declararan que no se beneficiaron de manera particular en decisiones que hayan tomado en el ejercicio de las funciones públicas o privadas referentes a la salida de su patrimonio a paraísos fiscales y en compañías "offshore".

Asimismo, pidió que negaran su participación en los casos de supuesta corrupción en la empresa pública Petroecuador y al de entrega de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Lasso desistió de participar en el diálogo, señalando que no tiene por qué ir a ningún notario.

"Yo he cumplido con la Ley ecuatoriana, declaro mi patrimonio, declaro mis ingresos, por lo tanto no tengo por qué aceptar una condición como esa, no tengo por qué declarar mi inocencia sobre actos que ellos definan", aseguró el candidato opositor.

Moreno, por su parte, aseguró que sí cumplió los requerimientos.

Este lunes, la Cámara de Comercio de Guayaquil esperaba concretar un debate entre ambos candidatos. Lasso aceptó la invitación, pero Moreno aún no ha respondido.

"No hemos recibido una respuesta formal, ni negativa ni positiva en relación a la invitación que cursamos al candidato Lenín Moreno", señaló el director ejecutivo de la Cámara, Juan Díaz.

"Quisiera destacar la importancia de que haya un debate: todos los líderes que son verdaderamente estadistas tienen que estar dispuestos a comunicar sus ideas con talento, y estar preparados y tener la valentía para hacer aquello", aseguró el empresario.

Más de 12,8 millones de ecuatorianos habilitados para votar están convocados a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.