Lima. Los principales candidatos a la presidencia de Perú coincidieron este jueves en el primer debate previo a los comicios de abril en que la seguridad interna pasa por combatir el flagelo del narcotráfico, si es que el país quiere mantener su vigoroso crecimiento económico.

En la presentación, la mayoría de los 11 aspirantes también remarcaron la necesidad de una mayor inclusión social para evitar conflictos sociales en Perú, una nación rica en recursos naturales, pero donde más de un tercio de la población no ve aún los beneficios del auge económico local.

"Hoy somos el primer país exportador y productor de cocaína en el mundo, el primer país falsificador de dólares en el mundo (...) somos percibidos como el país de mayor inseguridad ciudadana en América Latina", dijo el ex mandatario Alejandro Toledo, quien lidera las encuestas de intención de voto.

Los candidatos presentaron sus planes de Gobierno en temas sobre educación, seguridad interna e inclusión social, en un debate organizado por el diario El Comercio, el más importante del país y que fue transmitido sólo por un canal de cable.

"La única manera de seguir creciendo en nuestro país es recuperando el orden y la seguridad", dijo por su parte la legisladora Keiko Fujimori, hija del apresado ex presidente Alberto Fujimori y quien marcha segunda en los sondeos.

En los últimos años, el narcotráfico ha crecido fuertemente en Perú bajo la influencia de los cárteles de droga de México, que operan en la producción y exportación de cocaína en alianza con los remanentes de la guerrilla izquierdista en el país.

Junto a eso, el crimen en torno al narcotráfico se ha vuelto notorio con el aumento de asesinatos a personas vinculadas o acusadas de colaborar con las bandas, muchos de ellos de origen colombiano y mexicano, según la policía.

"Si pudimos derrotar al terrorismo, por supuesto que podemos derrotar a la delincuencia, nosotros sabemos cómo hacerlo", afirmó Fujimori, cuyo padre condenado a 25 años por abusos a los derechos humanos acabó con la guerrilla que puso en jaque al Estado en las décadas de 1980 y 1990.

El líder nacionalista y candidato presidencial Ollanta Humala coincidió con el diagnóstico del problema de narcotráfico que financia a los grupos rebeldes del país.

"No podemos permitir que la narcopolítica o el narcoestado penetre en el territorio nacional", advirtió Humala, cuarto en los sondeos electorales.

Conflictos sociales. En la presentación de los planes de Gobierno, los candidatos guardaron sus balas para atacarse y fue más bien una exposición de ideas a veces leídas por los contendores.

Otro punto clave para los aspirantes al sillón presidencial es evitar los conflictos sociales que afectan el desarrollo de proyectos energéticos y mineros que han ayudado a que la nación sudamericana crezca a tasas similares a las de Asia.

"Construiremos puentes de diálogo entre los gobiernos regionales, municipales y el central para prevenir los conflictos sociales y evitar para los 'Baguazos', 'Moqueguazos' y lograr resoluciones de los conflictos sociales de manera democrática", dijo el ex presidente Toledo.

La extracción de la riqueza natural peruana suele despertar el rechazo de los pobladores que demandan mayores beneficios o temen daños ambientales.

Perú es un importante proveedor mundial de metales.

El "Baguazo" mencionado por Toledo fue un enfrentamiento que dejó más de 30 muertos entre policías y nativos que se oponían a leyes que impulsaban la actividad energética.

El tema de la inclusión social fue también puesto en el tapete electoral peruano, con promesas de una mejor distribución de la riqueza en una país que ha crecido en promedio un 6 por ciento anual en la última década.

"¿Dónde está ese crecimiento que no lo veo?", se preguntó a su turno el ex alcalde de Lima Luis Castañeda, quien se ubica tercero en las preferencias electorales.

Toledo, en cuyo gobierno comenzó el fuerte repunte económico local, afirmó sobre el tema: "No tiene sentido el crecimiento económico si sus beneficios son excluyentes".

Ninguno de los aspirantes presidenciales obtendrá más del 50% de votos el 10 de abril y se prevé un balotaje el 5 de junio entres los dos primeros finalistas.