Caracas. Candidatos presidenciales venezolanos denunciaron este miércoles a las autoridades electorales un “ventajismo” por parte del presidente Nicolás Maduro, quien aspira a la reelección, en un proceso ya cuestionado por opositores y la comunidad internacional por la falta de transparencia y equilibrio.

Las denuncias de ventajismo por parte de opositores han sido reiteradas en los distintos procesos electorales venezolanos desde los tiempos del fallecido presidente Hugo Chávez, quien solía echar mano de la vasta red de medios estatales para difundir sus mensajes.

Henri Falcón, un exgobernador regional y principal rival del presidente Maduro para los comicios del 20 de mayo, acudió a la sede del Consejo Nacional Electoral para presentar una queja por presuntos violaciones a las normas de los comicios, como la transmisión de mensajes televisivos de un candidato mayores a los 4 minutos.

El martes hubo “una cadena (de televisión de Maduro) y después de esa cadena pudimos ver en un canal de televisión 7 minutos y medio, la transmisión de la repetición de parte de la cadena, son 4 minutos diarios por candidato, díganme ustedes si eso no es un abuso”, dijo Falcón a reporteros en el CNE.

Gobiernos de las Américas y de Europa han criticado las elecciones de mayo por considerar que no hay garantías de respeto al voto, ni transparencia en los resultados.

Falcón lanzó su candidatura apartándose de la decisión de la coalición opositora, que llama a la abstención.

En tanto, el pastor evangélico Javier Bertucci, uno de los seis aspirantes presidenciales inscritos, también se quejó las acciones de Maduro, quien la víspera visitó al menos dos estados del país, en actos que fueron transmitidos por las televisoras nacionales.

“Un candidato no puedo llegar en avión presidencial. Se supone que se separó de su cargo para ser candidato. Le decimos que compita bajo los mismos estatutos. Por eso le decimos al CNE que llame la atención a Maduro sobre este ventajismo”, dijo Bertucci.

El CNE no comentó de inmediato los reclamos de los dos aspirantes.

Gobiernos de las Américas y de Europa han criticado las elecciones de mayo por considerar que no hay garantías de respeto al voto, ni transparencia en los resultados, e incluso algunos, como Argentina y España, han anunciado que desconocerán el resultado.