El jurista peruano Diego García Sayán, presentado por su país como candidato a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), afirmó este domingo que la propuesta de su país busca, entre otros avances, "superar la fragmentación" que se ha dado en los últimos años en el organismo.

"Yo creo que el Perú puede -y esa es la razón por la que acepté esta invitación del presidente (Ollanta) Humala- avanzar con su propia experiencia en materia de restablecimiento de la democracia, de protección de derechos humanos, de lógica de inclusión social, en una propuesta que supere la fragmentación que hoy día hay por distintos motivos alrededor de la OEA", señaló García Sayán en una entrevista publicada este domingo por el diario La República.

El candidato peruano señaló que la candidatura de su país ofrece "una posición de equilibrio, de centro, que no sea la expresión de un subbloque político".

"El objetivo (es) que la OEA se dinamice, empezando por el tema de la democracia. El Perú apuesta con su propia experiencia de recuperación democrática a que el Secretario General futuro tenga una función mucho más activa, mucho más protagónica, ejerciendo las atribuciones que le da la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana", acotó.

Indicó que esto le permitirá "no ser sólo un espectador de los debates e iniciativas de los países, sino poder también, ante circunstancias de amenaza a la democracia o de debilitamiento a la democracia, hacer convocatorias y jugar un papel mucho más activo del que se ha jugado hasta este momento".

García Sayán también rechazó las opiniones en contra de su postulación que han sido presentadas por los representantes del fujimorismo y ratificó que su candidatura sigue vigente, a pesar de que el canciller peruano, Gonzalo Gutiérrez, anunció la semana pasada que iban a evaluarla.

"Soy candidato. Lo soy porque me lo propuso el presidente de la República a través de su canciller, en una reunión que para mí fue sorpresiva. No era una iniciativa ni una decisión que yo esperaba, pero así ocurrió", dijo.

Diego García Sayán fue ministro de Justicia durante el Gobierno de Transición de Valentín Paniagua (2000-2001) y canciller durante el régimen de Alejandro Toledo (2001-2006).

Los fujimoristas afirman que durante su gestión al frente del ministerio de Justicia permitió que muchos condenados por terrorismo abandonaran las prisiones del país.

El Gobierno de Transición impulsó un cambio en la legislación antiterrorista aplicada por el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000) en cumplimiento de resoluciones emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"La verdad es que esta parte de política interna no es un tema que voy a tratar. Creo que cualquier analista medianamente serio e informado podrá explicar esa beligerante reacción de ese sector en función de lo que fue mi trayectoria como ministro durante la transición democrática", comentó al respecto.

El jurista reiteró que, con su candidatura, Perú "busca una estrategia de unidad en la región americana, en donde se revitalice a la OEA como un espacio de todos los estados miembros y no de un subgrupo de países."

El Gobierno peruano ha destacado la experiencia de García Sayán en el sistema interamericano, como presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos entre 2010 y 2014.

El actual secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, dejará el cargo en mayo de 2015 y ya hay dos candidatos a sucederle, el actual canciller uruguayo, Luis Almagro, y el ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein (2004-2008).