Puerto Príncipe. Michel Martelly, un carismático cantante sin experiencia política, juró el sábado como el nuevo presidente de Haití, asumiendo la ardua tarea de reconstruir a la empobrecida nación devastada por un terremoto.

El ex artista de 50 años tomó el juramento ante la Asamblea Nacional de Haití en una estructura prefabricada de la ONU, erigida en el lugar del viejo edificio del Parlamento que quedó destruido por el sismo del año pasado.

El nuevo mandatario se impuso en los reñidos comicios que tuvieron una segunda vuelta y una activa participación de la OEA que incluso objetó los resultados de la primera vuelta electoral.