El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que “curiosa y sugestivamente” se intenta convertir en “encubridor” al gobierno que “más hizo” por intentar “esclarecer” el atentado a la AMIA.

Así lo manifestó el funcionario al abrir este martes su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, donde subrayó que esa decisión se la planteó el lunes a las autoridades de la comunidad judía que recibió tras el fallecimiento de Nisman en su departamento del barrio de Puerto Madero.

Capitanich dejó claro que el Poder Ejecutivo nacional “es extremadamente respetuoso del funcionamiento del Poder Judicial” y que “es la jueza y la fiscal a cargo quienes deben propiciar ahora la investigación” para determinar las causas de la muerte del fiscal federal.

“El Poder Ejecutivo nacional es extremadamente respetuoso del funcionamiento del Poder Judicial, la jueza y la fiscal a cargo deben propiciar la investigación pertinente. No es motivo de opinión las hipótesis que han generado la decisión de Nisman”, dijo.

Agregó que el Poder Ejecutivo “brindó todo su apoyo” para que la investigación sea “clara y transparente” para el esclarecimiento de la muerte de Nisman, pero subrayó que la investigación “no es injerencia del Poder Ejecutivo”, sino que es de “carácter judicial y su resolución también es judicial".

Capitanich también señaló que hasta el momento en el marco de la investigación se hizo “lo que se debe hacer”, que es “primero la evaluación del hecho, la convocatoria a testigos oculares, el acceso a las filmaciones, la autopsia del cuerpo, la identificación del arma, el registro de llamadas telefónicas, y el cruce de llamadas”

El jefe de ministros también se refirió al “regreso imprevisto” de Nisman de sus vacaciones, y consideró que fue “llamativo” que el fiscal haya “suspendido sus vacaciones” y vuelto al país a presentar su denuncia contra la Presidenta en plena feria judicial.

“Hemos podido observar que ha sido llamativo que el fiscal haya suspendido sus vacaciones de modo imprevisto, haya regresado en feria judicial, en un contexto de un hecho internacional como fue el de Francia, con una estrategia mediática de Clarín de titular con la no presencia de (canciller Héctor) Timerman en la marcha (de París), cuando efectivamente participó” de esa movilización, dijo.

Agregó respecto a los títulos de Clarín que “expresaron una mentira que pudo ser desmentida en forma contundente por Timerman”, e interpretó que hubo “una manipulación mediática para establecer una estrategia de comunicación”.

En cuanto a las pruebas que Nisman refería en su denuncia, Capitanich aseguró que eran “absolutamente inconsistentes”.
“No cabe la menor duda de la vocación política y el espíritu para el esclarecimiento del hecho por parte del gobierno nacional”, afirmó.