México DF. Marinos mexicanos capturaron el domingo a Sergio Villarreal, principal operador del cártel de las drogas de los hermanos Beltrán Leyva, quien sin oponer resistencia cayó en la central ciudad de Puebla, dijo el gobierno.

La captura de Villarreal, alias "El Grande", ocurre tras la aprehensión a finales de agosto de Edgar "La Barbie" Valdez, uno de los jefes del narcotráfico más violentos de México y quien buscaba el liderazgo del cártel de los Beltrán Leyva, acéfalo tras la muerte de su jefe a fines del año pasado.

"Tenía un nivel jerárquico equivalente al de Edgar Valdez", dijo el portavoz de Seguridad Nacional, Alejando Poiré, en un mensaje a medios el domingo por la noche.

Poiré señaló que "El Grande", un ex policía por el que el gobierno ofrecía una recompensa de hasta 30 millones de pesos, fue detenido al salir de una residencia en la ciudad de Puebla, cercana a la capital mexicana, junto con otras dos personas.

Los tres detenidos fueron trasladados a Ciudad de México y quedarán bajo el resguardo de la fiscalía federal.

"La captura de Sergio Villarreal es un nuevo y contundente golpe del gobierno federal al crimen, dada la alta peligrosidad y la jerarquía de esta persona dentro de una de las organizaciones criminales más extendidas en el país que hoy se encuentra profundamente debilitada", destacó Poiré.

Según algunas versiones, "El Grande" es más violento que "La Barbie"

Golpes a cárteles. Según algunas versiones, "El Grande" es más violento que "La Barbie", aprehendido por policías federales en el Estado de México, vecino a la capital.

"La Barbie", un ex aliado del capo Joaquín "El Chapo" Guzmán, actualmente luchaba por el territorio que quedó en disputa tras la muerte de Arturo Beltrán Leyva, líder del cártel de los Beltrán Leyva, durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en diciembre en el estado de Morelos.

El gobierno del presidente Felipe Calderón ha dado varios golpes a los cárteles de las drogas en los últimos meses.

Además de la captura de "El Grande" y "La Barbie", el capo Ignacio "Nacho" Coronel, socio clave de "El Chapo", murió el 29 de julio en un enfrentamiento con militares durante un operativo en el lujoso barrio de Zapopán, en las afueras de la occidental ciudad de Guadalajara.

Coronel era considerado el tercero en la línea de mando dentro del cártel y tenía orden de captura en Estados Unidos, quien ofrecía US$5 millones por información que condujera a su detención.

Tras asumir el cargo en diciembre del 2006, el presidente Felipe Calderón lanzó una vasta campaña militar contra los cárteles de la droga.
Desde entonces han muerto más de 28.000 personas en episodios relacionados con el narcotráfico, y la ola violenta se ha extendido hacia zonas tradicionalmente tranquilos.