Lima. La Policía de Perú capturó al juez supremo Walter Ríos, uno de los protagonista del escándalo que sacudió recientemente al país sudamericano al hacerse públicos audios que aparentemente prueban actos de corrupción, informó la Fiscalía.

Ríos, que no opuso resistencia, fue capturado en su casa, ubicada en el distrito de San Miguel, luego que renunciara a su cargo de presidente de la Corte Superior de la provincia de Callao.

En audios revelados por el portal periodístico IDL Reporteros y el programa de televisión "Panorama" se oye como Ríos y su antecesor en la presidencia de la Corte de Callao, César Hinostroza -contra quien de momento solo hay impedimiento de salida del país-, negocian fallos y designaciones con diversos interlocutores.

Tanto Ríos como Hinostroza admiten que las cintas son auténticas y que las conversaciones existieron, aunque afirman que lo que se ha conocido está descontextualizado e insisten en la supuesta ilegalidad de que se transmitiera públicamente el contenido.

El asunto comenzó meses atrás, cuando una fiscal de Callao le pidió a un juez de esa provincia que se interceptaran teléfonos desde los que había indicios de que se hacían llamadas para favorecer a los integrantes de una banda de narcotraficantes, extorsionistas y sicarios.

Los teléfonos resultaron ser de Hinostroza y de Ríos, a quienes se oye coordinar diversos asuntos con varios interlocutores, entre ellos el ministro de Justicia, Salvador Heresi, a quien el presidente Martín Vizcarra le exigió la renuncia en cuanto se conoció el contacto.