En la noche de este lunes se inició la primera etapa del desalojo de las familias que habitaban la Torre de David de la Avenida Andrés Bello de Caracas, mundialmente conocida como la Torre de David; en un operativo anunciado por el ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, y coordinado por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

El desalojo del complejo, invadido desde 2007, supone el cierre de un capítulo de una de las historias más controversiales de la Caracas contemporánea. Acá, cinco claves del proceso y el posible destino de la emblemática estructura.

1.-En paz: aproximadamente a mediados de las 10:00 pm comenzó el operativo de desalojo, precedido por varias reuniones entre los habitantes. El operativo estuvo a cargo de la GNB quienes habilitaron camiones para los traslados. Aunque muchos pagaron sus mudanzas, la gran mayoría utilizó estos grandes camiones. Las calles aledañas fueron custodiadas por efectivos de seguridad y la salida de los habitantes se realizó en forma pacífica y en orden. No permitieron sacar fotografías.

2.-Negociada: el ministro de Interiores y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, había anunciado que la llamada Torre de David sería desalojada. Por ello convocó a una rueda de prensa en las inmediaciones de la mencionada edificación con el propósito de ofrecer los detalles sobre la reubicación de los habitantes.

El edificio consta de 28 pisos donde viven 1.200 familias según información proporcionada por el ministro Ernesto Villegas, quien recientemente realizó visitas a la estructura y conversatorios con sus ocupantes.

3.-Reubicados: las mudanzas se realizarán hasta este viernes, siempre en horas nocturnas y se hará por pisos, para ser ubicados en soluciones habitacionales principalmente en los Valles del Tuy. Trascendió que este martes se realizará un acto oficial de entrega de viviendas en Cúa.

4.-Emblema: la Torre Confinanzas -conocida como la Torre de David- es uno de los complejos más emblemáticos de la Caracas moderna. Cuenta con 195 metros de altura, 45 pisos, dos torres. Su construcción empezó en 1990 y en 1994 tras una fuerte crisis financiera y bancaria que azotó a Venezuela, la construcción se detuvo con 60% de progreso. Trece años después su construcción volvió a empezar, solo que esa vez no fue para albergar oficinas, si no inquilinos. En 2007, el enorme edificio fue invadido por alrededor de 2 mil familias. Cabe destacar que, en el 2012, la edificación recibió el León de Oro en la Bienal de Venecia, el mayor premio de arquitectura.

5.-¿Destino?: hasta ahora no se ha emitido información oficial sobre el destino de la estructura. Fuentes aseguran que hay negociaciones con grupos chinos, mientras que los propios ocupantes respondiendo simplemente que "iba a ser tomado por el gobierno". Se espera que esta semana se brinde destino claro de la edificación.