Lima, Andina. El cardenal y arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, dijo hoy que conocido al ganador de la segunda vuelta presidencial de mañana, se impone la reconciliación, que vuelva a unir a todos los peruanos, y deje atrás los agravios de la campaña electoral.

Explicó que la reconciliación pasa por el reconocimiento de la verdad y no por la imposición ideológica de un pensamiento único, que usa una falsa tolerancia para descalificar las opiniones contrarias.

“Por eso mi deseo, mi oración, habiendo discrepancias, para qué vamos a negarlas, llega el momento de que la familia peruana construya una unidad en la verdad; no con ventajas, no con insultos, no con prepotencias; que se destierre lo que pudo haber sido un abuso del lenguaje en la campaña, pero que se destierre, que no haya una lista de quiénes son los agraviados, y quienes me agraviaron. (…) Y sobretodo que no haya ese taxi donde se empiezan a subir todos”, afirmó.

El cardenal insistió que elegido el próximo presidente “es el momento de que el Perú aproveche para impulsar una actitud de reconciliación, de unidad entre todos, no endurecernos el corazón y no seguir repitiendo como una matraca una serie de frases agraviantes”.

“El perdón supone siempre arrepentimiento, supone humildad, se construye, no es fácil, pero cuando simplemente no se quiere recorrer esa senda, estaremos el día lunes, martes o miércoles, en lugar de buscar puntos de encuentros, estaremos al revés, construyendo y recordando y lanzándonos a la cara las cosas que nos separan y nos dividen”, refirió en su programa “Diálogos de Fe” de RPP Noticias.

Comparando la segunda vuelta con un partido de fútbol, comentó que el ganador de las elecciones de mañana saldrá orgulloso y feliz, pero el que pierda “hay que ayudarlo porque saldrá humillado y derrotado, lo triste es cuando esa derrota termina en una batalla campal”.