La Habana. El cardenal cubano Jaime Ortega dijo que tiene la "certeza moral" de que el Gobierno de la isla liberará a 11 presos políticos, que permanecen en la cárcel pese a un histórico acuerdo con el presidente Raúl Castro que consiguió más de medio centenar de excarcelaciones este año.

Ortega dijo durante una misa en la catedral de La Habana que la liberación de estos disidentes, que son parte de un grupo de 75 condenados en el 2003 a penas de entre 6 y 28 años, es "un compromiso personal" con la opinión pública y que espera que sean puestos en libertad "en los próximos meses".

"Existe la promesa clara y formal del gobierno cubano de que todos esos prisioneros serán puestos en libertad", dijo Ortega durante la homilía que celebró la Jornada Mundial de la Paz.

Un histórico diálogo en mayo entre la Iglesia y el Gobierno cubano llevó a las autoridades de la isla a comprometerse en liberar a los presos políticos, un tema por el que la isla ha sido internacionalmente criticada en los últimos años.

El plazo máximo dado entonces por la Iglesia para concluir las excarcelaciones era de cuatro meses a partir de julio.

Ortega ha dicho desde entonces que las liberaciones se producirán y ha ido extendiendo los plazos.

"Tengo además la certeza moral de que en los próximos meses serán puestos en libertad tanto esos prisioneros como otros de un grupo mayor de reclusos sancionados por algún tipo de hecho relacionado con posturas o acciones políticas", agregó Ortega durante la homilía.

Del grupo de los 75 quedaban en prisión 52, de los cuales 40 fueron liberados tras el acuerdo y se marcharon a España con sus familiares a partir de julio, mientras otro fue excarcelado a mediados de noviembre y decidió permanecer en Cuba.

Los 11 que permanecen en prisión han rechazado hasta ahora la oferta de marcharse del país, pero Ortega dijo que algunos de ellos querían emigrar a Estados Unidos.

"Quedan de este grupo 11 en prisión, de los cuales algunos desean viajar a los Estados Unidos y otros permanecer en Cuba", dijo sin ofrecer más detalles.

También como parte del acuerdo entre la Iglesia y el gobierno cubano han sido liberados otros 16 presos no incluidos en los 52 originales. Todos ellos aceptaron la oferta para ir a España.

El cardenal Ortega tiene previsto reunirse el martes próximo con algunas de la Damas de Blanco, dijo Bertha Soler, una de las líderes del grupo de madres y esposas de los disidentes presos que han marchado desde el 2003 por la calles de La Habana para exigir la liberación de sus parientes.

Cuba dijo a la Iglesia que desea excarcelar a todos los presos políticos.

Ortega también llamó en la homilía a los cubanos a seguir el proceso de reformas económicas iniciado por el Gobierno de la isla, con vistas a mejorar su sistema socialista.

"En nuestro país, para este nuevo año, se anuncian y proyectan concretamente cambios fundamentales en la organización del Estado. Esto nos implica a todos", dijo Ortega y pidió la "comprensión adecuada" de las medidas que incluye la reducción de más de un millón de empleos y la expansión del trabajo privado.