Bogotá. El cardenal colombiano Pedro Rubiano pidió este viernes a la guerrilla de las FARC que libere de la ignominia a los militares y policías que mantiene cautivos en las selvas del país.

El también arzobispo de Bogotá insistió en que las FARC deben poner en libertad a los secuestrados, como un gesto de paz que "sería bien acogido".

"Es una ignominia lo que ellos (los guerrilleros) hacen, manteniendo estas personas secuestradas, encarceladas prácticamente en la selva", criticó el cardenal y arzobispo de Bogotá.

"Ya como pudieron liberar a dos jóvenes que tuvieron secuestrados durante largos años, que liberen a todos los que tienen ellos en cautiverio", clamó Rubiano desde las afueras de la Catedral Primada de Bogotá.

El jerarca católico aludió al soldado Josué Daniel Calvo y al sargento Pablo Emilio Moncayo, puestos en libertad por los rebeldes los pasados domingo y martes, respectivamente.

Calvo, cautivo desde abril de 2009, y Moncayo, rehén desde diciembre de 1997, fueron entregados a una misión humanitaria encabezada por la senadora Piedad Córdoba y coordinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La operación contó con el apoyo logístico de Brasil, que facilitó dos helicópteros militares para evacuar a estos rehenes y, también, para recuperar, en una tercera fase, realizada este jueves, los restos del coronel Julián Ernesto Guevara, quien murió en cautiverio en 2006 tras ocho años de secuestro.

Moncayo y Calvo estaban en un grupo de secuestrados con fines de canje por rebeldes presos que se redujo a veintidós con ambas liberaciones.

Rubiano consideró que las FARC "abrirían un espacio" para la búsqueda de la paz si devuelven a los secuestrados.