San José. El candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado, hizo un llamado a la "unidad nacional" tras definirse como contendor de Fabricio Alvarado de Restauración Nacional en una segunda ronda electoral el próximo 1 de abril.

Ante sus partidarios en San Pedro de Montes de Oca, Alvarado celebró la votación de 21,74% que logró en la elección presidencial, solo por debajo de Fabricio Alvarado quien obtuvo el 24,78%, según el último corte del Tribunal Supremo de Elecciones.

"Quisiera agradecer esta gesta democrática a todas las personas que fueron a votar, a los equipos de trabajo de todas las agrupaciones políticas que hicieron su mayor esfuerzo. Quiero felicitar a Fabricio Alvarado también", afirmó el oficialista.

Alvarado aseguró que se debe entender la coyuntura que vive Costa Rica, donde se requiere de un gobierno de unidad nacional y atienda las necesidades de toda la población.

Alvarado dijo que "nadie puede gobernar solo" en la coyuntura actual de Costa Rica, por lo que plagó su mensaje de llamados de unidad y respeto hacia otros partidos políticos.

"Un gobierno que lo haga para todos los costarricenses, un gobierno que respete la diferencia, que sepa transformar este país. Un gobierno para la zona urbano como para rural, que le dé mano al agricultor, que sepa llevar adelante la agenda de las mujeres, que sepa llevar adelante con valor la agenda de las personas con discapacidad, con amor y alegría la agenda de la igualdad" , afirmó el candidato.

Alvarado dijo que "nadie puede gobernar solo" en la coyuntura actual de Costa Rica, por lo que plagó su mensaje de llamados de unidad y respeto hacia otros partidos políticos, así como a resaltar los logros del gobierno del presidente Luis Guillermo Solís.

"Llenémonos de respeto, de entendimiento, seamos positivos, seamos optimistas démonos la mano eso es lo que pide hoy Costa Rica. Tenemos retos económicos inmediatos que atender, que solo juntos y juntas podremos atender", afirmó Alvarado.

Carlos Alvarado Quesada es periodista de profesión y tiene 37 años. Durante el gobierno de Solís ejerció como ministro de Desarrollo Social y de Trabajo.