Pasar al contenido principal
"Carlos El Chacal" solicita extradición a Venezuela
Lunes, Diciembre 19, 2011 - 04:23

Francia acusa a El Chacal, de 62 años y nacionalidad venezolana, de encabezar unos atentados con bombas hace casi tres décadas, que dejaron un saldo de 11 muertos y unos 200 heridos.

Caracas. El miliciano marxista Ilich Ramírez, alias "Carlos El Chacal", solicitó ser extraditado a Venezuela, tras ser condenado esta semana por un tribunal francés a una segunda cadena perpetua, dijo el domingo en una entrevista a una radio estatal local.

Francia acusa a El Chacal, de 62 años y nacionalidad venezolana, de encabezar unos atentados con bombas hace casi tres décadas, que dejaron un saldo de 11 muertos y unos 200 heridos.

Ramírez ha estado encarcelado en ese país por casi 20 años, tras ser capturado en Sudán y condenado a cadena perpetua en otro juicio en que se le acusó de matar a dos agentes de la policía y a un informante en París en 1975.

"Hay un acuerdo entre el presidente Chávez y (el expresidente francés) Jacques Chirac de enero de 1999, confirmado por el presidente Sarkozy, de que cuando termine el juicio yo regrese a Venezuela (...) La única persona que puede oponerse a eso es el Jefe de Estado francés", dijo a la radio.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, quien se recupera del cáncer que le fue diagnosticado a mediados de año, ha manifestado varias veces su apoyo a Ramírez, a quien considera un amigo desde el punto de vista ideológico.

Un tribunal sobre terrorismo en París, integrado por siete magistrados, dijo la semana pasada que Ramírez debe cumplir un mínimo de 18 años en prisión como parte de su segunda condena, veredicto que retrasaría la fecha en la que puede optar a libertad condicional, prevista originalmente para 2012.

Abogados defensores calificaron el veredicto de escandaloso.

"El Chacal", quien fuera uno de los criminales internacionales más buscados del mundo y que según fiscales franceses sigue siendo un peligro, alcanzó notoriedad por un sangriento asalto a una reunión de delegados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 1975.

"A mí que me condenen o que no me condenen me da igual. El problema es político, se resuelve de manera política, a pesar de que traidores en Venezuela, corruptos que reciben comisiones y están involucrados hasta la cabeza en cosas sucias, hacen todo lo posible por retardar mi regreso a Venezuela", añadió.

No quiso ofrecer detalles sobre la apelación que introdujo su equipo de abogados después del veredicto, pero dijo tener información de que será trasladado a una cárcel de máxima seguridad bajo duras condiciones de reclusión.

"Un abrazo mi comandante, pa' lante (...) Usted tiene un solo defecto: es demasiado humano, un comandante de paracaidistas que no le gusta la sangre. A mi tampoco me gusta la sangre, pero la sangre hay que verterla, sobre todo la sangre del enemigo", dijo al final de la entrevista en un mensaje dirigido al presidente venezolano Hugo Chávez.

Autores

Reuters