excelsior.com.mx. Nunca ha pensado postularse para competir por la Presidencia de la República, pues la política y los negocios son vocaciones diferentes, dijo el empresario mexicano y el hombres más ricos del mundo, Carlos Slim.

Durante una visita al puerto de Acapulco, adonde fue a entregar computadoras e inaugurar tres bibliotecas digitales, se le preguntó que si le gustaría postularse para Presidente de México.

“No, nunca; son cosas muy diferentes con lo mío. Son vocaciones diferentes, las vocaciones políticas son diferentes a las de los empresarios y cada quien debe de seguir lo suyo.”

Asimismo, dijo estar complacido con el compromiso que Enrique Peña Nieto contrajo con los acapulqueños en el sentido de que si llega a la Presidencia de la República, “rescataría el Acapulco tradicional”.

“Sería bueno que todos los candidatos se comprometieran a apoyar al Acapulco tradicional, pues Acapulco es un símbolo del turismo en nuestro país.”

Para el empresario Carlos Slim el hecho de ser considerado el hombre más rico del mundo no significa nada, pues está consciente de que cuando fallezca no se podrá llevar nada y, al contrario, el hecho de tener o gozar de privilegios especiales conlleva una gran responsabilidad hacia los demás.

Entrevistado en el puerto de Acapulco después de inaugurar tres bibliotecas digitales donadas por Telmex, el empresario aseguró que le gusta leer sobre temas muy variados, principalmente biografías sobre personajes de la historia de la humanidad; mencionó que hace muchos años leyó un libro llamado El Manantial, considera que es un libro extraordinario y que le gustó mucho.

También asegura que le gusta leer sobre el origen del Universo, en particular, afirmó que le interesa la vida de Leonardo Da Vinci, pues es un personaje apasionante, sus dibujos, sus estudios.

Sostuvo que también le llama mucho la atención leer sobre Julio Verne, pues fue muy adelantado para su tiempo, sus cuestiones científicas. Otro personaje que le llama la atención es Isaac Newton.

El empresario señaló que le gusta mucho el cine y una de sus películas favoritas es de El Cid, pues ahí se combinan muchos de los valores de la humanidad.

“El Valor, la belleza, el honor, el amor, la amistad, la lealtad, la valentía, reto, coraje, fuerza, energía, liderazgo. Todo.”

Al preguntarle ¿qué se siente ser el hombre más rico del mundo?, su respuesta fue rápida, sin dudarlo: —No se siente nada.

—¿Su respuesta es por humildad?

— No, no es humildad. No sé si lo sea, entre más privilegios tengas, por la función que desarrollas, por tu inteligencia o por el trabajo, por las obligaciones tienes más responsabilidades y compromisos con la sociedad.

“Me queda claro que todos nos vamos sin nada y sólo lo que creamos, no pretendo dejar huella, nada, sólo tengo la responsabilidad y compromiso más allá de los negocios para crear empleos”.

Dice estar convencido de que no hay países que se desarrollen si no tienen empresas fuertes, grandes para el desarrollo, concluyó.