Cartagena. A dos días de realizar el acto más importante para Colombia en cinco décadas, la ciudad de Cartagena ya está lista para recibir a los 2.500 invitados especiales, 15 presidentes y mil periodistas del mundo que asistirán a la firma del acuerdo de paz alcanzado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC.

Efectivos de todas las alas de la fuerza pública han compuesto un dispositivo de seguridad encaminado a garantizar la seguridad total de todos los asistentes y así mismo mostrar al mundo el afianzamiento de una convivencia pacífica entre los ciudadanos.

Por parte de la Policía se desplazaron hacia Cartagena más de 1.600 efectivos entrenados en las diferentes áreas y estrategias de seguridad que han coordinado operativos de control con la Armada Nacional, el Ejército y la Fuerza Aérea como lo explicó a Xinhua el Brigadier general, William Salamanca, coordinador de seguridad para el evento.  

"Este dispositivo de hombres y mujeres de la Policía se acompaña con alta tecnología que se presenta en cualquier evento donde hallan jefes de Estado y eventos como estos. Los robots para detectar explosivos, los helicópteros que ejercen sobrevuelos de manera permanente en la ciudad con cámaras de video vigilancia para generar seguridad y convivencia", dijo el oficial.

"También puedo manifestar que en las reuniones de avanzadas con los jefes de Estados hemos atendido sus preocupaciones, sus inquietudes y las hemos acogido para que no tengamos ninguna alteración desde hoy hasta el día martes", agregó y resaltó la presencia de escuadras de mujeres preparadas para todo tipo de operaciones especialmente en el control de disturbios y la detección de explosivos.

De acuerdo al coordinador de seguridad de la Policía esta presencia se hace cada vez más relevante y las mujeres policías colombianas se han mostrado como ejemplo ante el mundo en los dispositivos de seguridad de los eventos más relevantes.

"La presencia de la mujer policía para actividades como el control o la verificación de explosivos, la detección de elementos químicos, nucleares y radiactivos, biológicos lo hacen ellas y aquí están para ese compromiso que ha asumido la Policía Nacional. También hay un componente importante de mujeres para regular el tráfico en la ciudad, un componente de mujeres para el manejo de crisis, hay mujeres que son entrenadas como tiradoras de alta precisión o para detectar amenazas externas y otro componente importante de mujeres para acciones de inteligencia y contra-inteligencia", explicó.

Entre tanto, entre la ciudadanía se percibe la indecisión sobre la refrendación de los acuerdos de La Habana que se adelantará el próximo 2 de octubre a través de un plebiscito en el que los colombianos decidirán si se implementan o no los acuerdos firmados entre las partes.

Aunque las campañas tanto por el Sí como por el No a la refrendación en el plebiscito han reforzado sus mensajes y estrategias en los últimos días, la polarización en esta decisión sigue marcando la pauta entre la opinión pública.

Fernando Luna, habitante de Cartagena quien se desempeña como guía turístico de la ciudad amurallada,dijo a Xinhua que el objetivo de todos los colombianos debería ser la tranquilidad de las futuras generaciones que no tengan que seguir viviendo la violencia de la guerra.

"Mientras que todo tenga un objetivo, una meta, un horizonte que es la paz y la relación cordial, social, la vida tranquila es muy importante para mí que se establezca una tranquilidad en este país donde hemos vivido con mucha tensión durante muchos años", dijo Luna, quien prefirió como muchos otros no decir con precisión si votaría por el Sí o por el No.  

El fenómeno es tan marcado que los vendedores en las calles prefieren mejor opinar acerca de la afectación de su trabajo por la realización del gran evento programado para llevarse a cabo en pleno corazón de la ciudad a la que no tendrán acceso para realizar sus ventas diarias.

Según las últimas encuestas realizadas por medios locales existe un empate técnico entre ambas opciones, resultados que generan una mayor expectativa sobre el futuro de la guerrilla más antigua del continente americano que de aprobarse los acuerdos de paz, abandonarán las armas para emprender una lucha política con su propio partido político.

Entre las personalidades esperadas en este acto figuran el rey Juan Carlos de España, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; su homólogo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; los presidentes del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, así como el secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry.

En las últimas horas arribaron al aeropuerto internacional Rafael Núñez los cancilleres de Cuba, Bruno Rodríguez, y de Noruega, Borge Brende, el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, y el Ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, Eladio Loizaga.

Un total de 15 jefes de Estado han confirmado su presencia, entre ellos el cubano Raúl Castro, cuyo país acogió por cuatro años las negociaciones, respaldadas además por Noruega, Venezuela y Chile.